Con la presencia de más de 4.000 personas, la sexta Copa Tabacal finalizó con éxito y quien se llevó todos los aplausos fue Luciano Benavides, el ganador en la categoría principal, la Senior A.

El circuito oranense, de 14,5 kilómetros, estuvo perfectamente acondicionado para convertirse en uno de los más difíciles del NOA. Contó con un prime, donde los pilotos tuvieron que atravesar diferentes obstáculos tales como gomas, palos y una laguna.

Más adelante, en el área inaccesible para los espectadores, los enduristas pasaron por parte de la zona selvática del lugar y también por las márgenes del río Bermejo.

Luciano, hermano de Kevin (el reconocido piloto que no pudo estar porque se encuentra compitiendo en Estados Unidos), se adueñó de la carrera, que arrancó después de las 15, de principio a fin.

Al respecto, la única dificultad que presentó la Copa Tabacal fue el tiempo que se alargó demasiado. Los pilotos infantiles recién largaron a las 13.30 (el horario estimado era a las 11) y, por ese motivo, las categorías Senior A y B, Juveniles A y B y Master A y B tuvieron que largar juntas.

Cada piloto salió con 20 segundos de diferencia y la primera en largar fue la categoría más importante, debido a que corrieron cuatro vueltas y las demás solamente tres.

El joven que fue ganador en 2012 y subcampeón el año pasado, detrás de Kevin, vio atentamente la competencia de los más jóvenes que largaron dos horas antes que él.

Luciano logró un nuevo éxito en su carrera y va por más, ya que además es protagonista en el Campeonato Argentino de la especialidad y lucha por el título.

La jornada estuvo a tono con el ruido de los motores; el público le puso su cuota de color que se sumó a la velocidad y adrenalina que marca ron los corredores durante la competencia.

Las motos vuelven a la ruta

La fraternidad de los motoviajeros llegó a su fin, por lo menos por ahora, porque ayer, después del mediodía, terminó el primer encuentro de los amantes de los vehículos de dos ruedas en la localidad norteña de San Ramón de la Nueva Orán.

Los integrantes del grupo denominado Compañeros de Ruta, quienes recorren los caminos para realizar cruzadas solidarias en Orán, Pichanal e Hipólito Yrigoyen, fueron los encargados de convocar a los apasionados de chalecos de cuero que llegaron desde toda Sudamérica para contar sus anécdotas y vivencias en la cinta asfáltica.

El viernes, los primeros en arribar se instalaron rápidamente en el predio del Aeroclub oranense y entre bebidas y comidas esperaron al resto de la comitiva. Algunos se retrasaron por cortes en el sur boliviano.

Ya en la jornada del sábado se pudieron juntar todos los motoqueros y además de charlar sobre los vehículos, participaron de divertidos juegos al lado del escenario montado para la ocasión.

Con presencia en el acto

Ayer, antes de emprender sus regresos, muchos acompañaron el acto del 25 de Mayo realizado en la plaza Pizarro con una buena presencia de público que los despidió a los aplausos.

Esperan volver a Orán para revivir esta experiencia única para los motoqueros.

El Aeroclub se preparó y fue el hogar durante tres días de cientos de fanáticos que llegaron desde distintos puntos para compartir su pasión por las motos de gran cilindrada.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...