La ciudad de Mosul, una de las más importantes de Iraq, cayó en manos de grupos yihadistas que tomaron también el control del aeropuerto internacional y de un cuartel militar tras varios días de combates, por lo que el premier iraquí Nuri al Maliki pidió al Parlamento que declare el estado de emergencia.

La toma final la llevaron a cabo milicianos del Estado Islámico de Irak y Siria (Isis) y del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) -grupos fundamentalistas islámicos-, quienes lograron liberar a 1.400 presos en impresionantes combates contra fuerzas de seguridad del gobierno nacional.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ya huyeron de la ciudad unas 500.000 personas, muchas de ellas a pie, ante la prohibición de circulación de automóviles. Muchos huyeron a las provincias kurdas de Erbil y Dohuk.

Azil al Nuyefi, gobernador de la provincia de Nínive, explicó desde un lugar desconocido a la televisión Al Hadaz que ocurrió “un gran derrumbe” de las fuerzas del Ejército iraquí, que se retiraron sin presentar batalla de algunas zonas de la ciudad.

Mosul, ubicada a 396 kilómetros al norte de Bagdad, tiene más de un millón y medio de habitantes, que son en su mayoría árabes de confesión sunnita, aunque cuenta con un extenso número de minorías confesionales y étnicas, como kurdos, turcomanos y cristianos asirios.

Los partidos políticos kurdos, precisamente, evacuaron horas más tarde sus sedes de Mosul según reveló el dirigente en Nínive de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), Qahtan Herki.

El responsable denunció que vio unidades del Ejército iraquí retirándose sin haber luchado y que ahora huyen al Kurdistán, como también señaló el presidente del Parlamento, Osama al Nuyaifi, que instó a investigar ese abandono de las tropas.

Academia militar bajo fuego

Por otra parte, hombres armados atacaron una academia militar en el aeropuerto de Karachi, lo que obligó a la suspensión temporal de los vuelos el martes, un día después de que extremistas atentaran contra la misma terminal internacional de Pakistán dejando decenas de muertos.

Las fuerzas de seguridad lograron repeler rápidamente el ataque del martes en el complejo que sirve como academia de entrenamiento para las fuerzas de seguridad, dijeron funcionarios. El Talibán se responsabilizó del atentado y advirtió que habrá más violencia.

Ghulam Abbas Memon, vocero de la Fuerza de Seguridad del aeropuerto, dijo que dos o tres hombres armados trataron de entrar a esas instalaciones el martes pero las fuerzas de seguridad los enfrentaron.

Memon dijo que no cuenta con detalles del número de atacantes o la cantidad de posibles víctimas.

El ataque ocurrió después de que pistoleros tomaron por asalto el aeropuerto de Karachi en un acto que causó la muerte de 36 personas, entre ellas, 10 integrantes del Talibán paquistaní.

La información se dio a conocer mientras el ejército de Pakistán atacaba objetivos militares en la región cercana a la frontera con Afganistán, al noroeste del país, lo que dejó 15 milicianos muertos según las fuerzas armadas.

El descubrimiento de los cadáveres, apenas un día después de que autoridades dijeron que habían recuperado el control de las instalaciones, seguramente provocará polémica por la supuesta mala seguridad en la terminal aérea más importante del país.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...