Tengo fe y confianza de que la Argentina va a llegar a la final del Mundial, más allá del comienzo con dudas que mostró ante Bosnia-Herzegovina.
Escuché algunas cosas que no me gustaron, pero por haberlo vivido desde adentro, en otro deporte como el taekwondo, sé que uno puede comenzar los torneos de menor a mayor y tal vez terminar saliendo campeón con una gran performance.
Nosotros, en el seleccionado, al igual que en el fútbol tenemos un objetivo en común que es que el equipo pueda demostrar todo su potencial.

Creo que el equipo empezó por poner una base sólida para después ir creciendo en el torneo. Defendernos bien y después ir ganando terreno poco a poco, tratando de mantener nuestro arco en cero.
A uno por estar compitiendo le toca ver al equipo desde diferentes partes del mundo, y es una sensación rara, especial.

Por eso todos los compatriotas nos agolpamos en una habitación para gritar y seguir el partido. Por ejemplo, este fin de semana estaremos en Bolivia.
También tengo mucha fe en Messi. Es un genio en todo sentido, a veces es difícil encontrar palabras para describir a semejante jugadorazo. Creo que va a poder conducir por un buen sendero al seleccionado argentino, porque donde le diste una opción, él ejecuta.

(*) Sebastián Crismanich fue campeón olímpico en Londres 2012 y es el máximo exponente del taekwondo nacional. Además, el correntino conquistó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, entre otros logros.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...