“No está previsto que ningún funcionario viaje a Nueva York”, contestó Jorge Capitanich ante la consulta de un periodista en su clásica conferencia de prensa de todos los días en la Casa Rosada. Con esta palabra desvirtuó las versiones que indicaban que el Ministerio de Economía enviaría una comitiva para negociar con los holdouts que fueron beneficiados por la Justicia de los Estados Unidos.

El miércoles en un encuentro de las partes con el juez Thomas Griesa, la Argentina mostró por primera vez la voluntad de negociar. Se creía que serían emisarios del Gobierno los que llevarían adelante el diálogo pero según los dichos de Capitanich, por ahora el caso quedará en manos del estudio de abogados que representa al Estado en los Estados Unidos.

El jefe de Ministros reivindicó que la Argentina tiene voluntad de pago pero dejó en claro que no puede violar lo previsto en la Constitución Nacional, en cuanto a que es el Congreso el que debe arreglar la deuda interior y exterior. Recordó entonces que el Parlamento leyes que le prohíben al Estado otorgar condiciones más favorables a los holdouts que no ingresaron a los canjes de deuda.
“La Constitución establece que es el Congreso el que tiene la atribución del arreglo de la deuda interior y exterior. Y la ley 26.017 generó las condiciones efectivas para la reestructuración. La Argentina no puede generar una mejor oferta que lo previsto en esta ley. Y la Constitución y la ley han sido perfectamente cumplidas por el Poder Ejecutivo”, resaltó.

Posibles embargos

“Claramente pueden embargar, de acuerdo a la decisión de carácter judicial”. Con esa escueta frase, el jefe de Gabinete confirmó que los bienes argentinos en el exterior son susceptibles de permanecer retenidos por distintos tribunales en tanto el gobierno argentino no cumpla con la sentencia de pago para los fondos buitre.

El funcionario aseguró que la estrategia del Gobierno apunto a resguardar el proceso de reestructuración de deuda y la decisión de la Justicia norteamericana significa una alteración de todas las condiciones previstas, generando ganancias “extraordinarias” para los denominados fondos buitre. Sucede que si la Argentina acata la sentencia, los tenedores de bonos en default tendrán una rentabilidad superior al 1600 por ciento.

Enojados con la Corte Suprema argentina

El funcionario nacional se quejó hoy de que “el sistema judicial argentino no se ha expedido” frente al fallo desfavorable del máximo tribunal de Estados Unidos en relación a los holdouts, tratándose de “una cuestión que afecta el desenvolvimiento autónomo del país”. Sostuvo que esto ocurre mientras en “la República Argentina proliferan de una manera sistemática y continua medidas cautelares de distinto tipo. Observo, no sin una reflexión, que el sistema judicial argentino no se ha expedido frente a este tema. No hemos observado ni que la Corte Suprema de Justicia de la Nación establezca una opinión al respecto, ni tampoco jueces de instancias inferiores”, protestó Capitanich.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...