En la tarde del viernes falleció en el hospital San Bernardo Ricardo Durán, el hombre que recibió un disparo de revólver en su ojo derecho, en momentos en que se hallaba junto a un grupo de amigos, bebiendo copiosamente en su domicilio de barrio 15 de Septiembre. El barrio se encuentra ubicado en el norte de la capital salteña.

La víctima, de 64 años, se encontraba hospitalizada en estado crítico y su deceso se produjo al mediodía de viernes, a pesar de los esfuerzos médicos y de una cirugía de urgencia que se le practicó cuando ingresó al hospital, bajo un cordón sanitario coordinado por la policía, dada la gravedad que presentaba el paciente.

El caso

En la madrugada del pasado lunes, en una vivienda del barrio 15 de Setiembre, se encontraba reunido un grupo de personas ingiriendo bebidas alcohólicas, celebrando un ocasional festejo.

Según una fuente consultada por este medio, la víctima, identificada como Ricardo Durán, recibió un proyectil de un revólver disparado por su propio amigo y compañero de festejo, quien se hallaba ebrio desde hacía horas ya.

Según la policía, uno de los invitados en la mesa sacó un arma de entre sus prendas un revólver calibre 22 y por motivos no esclarecidos le disparó a Durán.

La detonación del arma hizo que el vecindario alertara a la policía, que llegó al lugar de inmediato.

El disparo del “amigo” alcanzó a Durán a la altura de la ceja.

Personal de Samec asistió y trasladó en ambulancia a Durán hacia el hospital San Bernardo donde le diagnosticaron herida de arma de fuego en el ojo derecho.

Las investigaciones posteriores al hecho, que fue caratulado por la fiscal Penal Gabriela Buabse como supuestas lesiones graves, provocó que el agresor fuera demorado.

Luego, el mismo fue puesto en libertad por orden de la misma fiscal, momentos en que Durán dejó de existir.

La causa podría tomar el giro hacia la carátula de homicidio simple, aunque la libertad otorgada por la fiscal al principal y confeso agresor hace pensar que se trató, al entender del funcionario de Justicia, como un lamentable accidente.

Un profesional del CIF practicó la autopsia al extinto diagnosticando como causa del deceso “traumatismo encéfalo craneano grave producido por arma de fuego”.

Asimismo realizó el secuestro de un proyectil.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...