A la Selección Argentina no hay nada que reprocharle en una de las aristas que el fútbol tiene: el coraje, el empuje, el corazón, la conmovedora entrega. En dejar todo en la cancha. En cada cruce. En cada pelota. En desparramar el sudor en cada centímetro del campo de juego. En eso fue el campeón del mundo. A tal punto de hacer “chiquito” a Alemania, porque esta Selección de Alejandro Sabella fue tacticista ciento por ciento, hizo un emblema de esa bandera con Javier Mascherano como actor principal, muy bien secundado con Lucas Biglia y Enzo Pérez como actores de reparto.

Pero hay otra faceta que la Selección solo dio a cuentagotas, de a ratos: el fútbol. En este ítem tuvo a Lionel Messi a su mejor versión. La Pulga brilló cuando Pachorra puso el equipo a su disposición. Rodeó a Messi con los mejores actores, esos que hacen lucir y brillar a la estrella en todo su esplendor. Encontró en Angel Di María a su mejor compinche, aunque se le “pinchó” el Kun Agüero, el compadre de sus andanzas ofensivas. Y un Pipita Higuaín que nunca entró en esa sintonía “fina” a pesar de su voluntad inquebrantable.

Así la película de la Argentina en el Mundial fue “mutando”. De rodear a Messi con los mejores intérpretes del fútbol; se pasó a darle el mayor protagonismo a Mascherano. Sabella decidió, con lesiones incluidas, rodear al Jefecito para que él trabajo “sucio” no caiga sólo sobre él, sino que tenga en dónde apoyarse a la hora de recuperar la mejor joya que tiene el fútbol: la pelota.
Se sabe que un equipo que tiene el balón en su poder se desgasta menos, se defiende a través de ella; en cambio aquel que la “regala” todo le cuesta más.

La película de la Argentina estaba para ganar el Oscar (levantar la Copa del Mundo después de 24 años), pero se interpuso una Alemania que supo también como hacer su juego, como desgastar, como anular al actor y estrella principal (Messi) dejando a la Selección huérfana de fútbol ...

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...