Semana de visitas que parecen modelar un nuevo orden mundial o, como mínimo, nuevos lazos de inversión y comercio. Apenas un día después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin dijera que la Argentina es un “socio estratégico” para su país en América Latina, su par chino, Xi Jinping no se quedó atrás y propuso llevar “a una nueva altura” la relación bilateral con el país, al que consideró “íntimos amigos de confianza mutua”.

No son palabras livianas ni definiciones al pasar. Hablan del interés real, tanto que desde el lado argentino, el Gobierno le puso números: en el país hay oportunidades de negocios por 50.000 millones de dólares para los inversores chinos.

En la víspera de la reunión de los países emergentes, la Argentina atrajo la mirada de dos de los grandes colosos asiáticos que se mostraron a favor de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner asista a la sexta cumbre de los Brics que comienza hoy en Brasil.

Por una agenda bilateral

En una entrevista que dio a solo cuatro medios latinoamericanos y a seis días de llegar al país, el presidente Jinping sostuvo que “hoy China y la Argentina se han convertido en íntimos amigos de confianza mutua y en buenos socios de igualdad y beneficio mutuo”.

“Estoy a la expectativa de realizar un profundo intercambio de puntos de vista con la presidenta Cristina acerca del desarrollo de la agenda bilateral y los otros temas de interés común y trazaremos juntos un plan maestro para las relaciones bilaterales, con vistas a potenciar el intercambio y cooperación en las diversas áreas”, puntualizó.

Añadió que “en 2013 nuestro intercambio comercial alcanzó los 14.800 millones de dólares, 2.400 veces más que la cifra registrada al inicio de las relaciones diplomáticas. China se ha convertido en el segundo socio comercial de la Argentina a nivel global y una fuente principal de las inversiones recibidas por la Argentina, que a su vez se cuenta como el quinto socio comercial que China tiene en América latina”.

Mapa de oportunidades

En coincidencia con sus palabras, el Gobierno estimó que el país asiático tiene oportunidades de negocios por unos 50.000 millones de dólares en sectores industriales estratégicos.

Fue la ministra de Industria, Débora Giorgi, quien bosquejó el mapa de oportunidades de inversión para China, en el que subrayó las “enormes posibilidades de cooperación entre ambas naciones en transferencia de tecnología, joint ventures, inversiones y el desarrollo de productos de calidad internacional”.

Giorgi estimó que en los próximos cuatro años habrá grandes posibilidades de negocios, fundamentalmente en petróleo y gas, minería, autopartes, industria farmacéutica, parques industriales e industrias pesadas. Lo hizo al recibir al viceministro de Industria de la República Popular China, Su Bo.

Durante el encuentro realizado en el Salón Belgrano del Palacio de Hacienda, Giorgi destacó el proceso de reindustrialización de Argentina en los últimos 10 años e hizo hincapié también en la importancia de la integración regional.

Explicó que Latinoamérica, una reserva mundial de recursos naturales y humanos, importan al año US$ 690.000 millones en manufacturas de origen industrial, muchas de las cuales podrían hacerse competitivamente en la región.

Giorgi advirtió que se debe fortalecer el sector industrial a través de un inteligente uso de sus recursos, para lo que es clave la inversión extranjera directa.

Por su parte, el viceministro de Industria chino agradeció el encuentro con los funcionarios y resaltó que tanto China como la Argentina tienen la misma visión de modernizar y profundizar el desarrollo industrial y aseguró que ambos países continuarán trabajando juntos en ese sentido.

Industria farmacéutica
Con un mercado de US$ 3.000 millones y que ya está ligada comercialmente a China (Chemo y Biogénesis Bagó tienen plantas allá), entre este año y el siguiente se incrementarán los destinos de exportación y, hasta 2019, habrá oportunidades de inversión por casi mil millones de dólares.
Parques industriales
Existen oportunidades por 1.300 millones de dólares y en asistencia financiera. Para el desarrollo de esos entramados, el Estado nacional aportará, entre 2014 y 2015, 152 millones de dólares destinados a la ejecución de obras de infraestructura.
Minería

Las oportunidades son por 4.400 millones de dólares entre inversiones y sustitución de importaciones. Para las industrias pesadas se estima una necesidad de inversiones, hasta 2017, de casi 5.000 millones de dólares en aceros laminados y especiales e industrias naval y ferroviarias.

Autopartes

Se trabaja fuertemente en el incremento de piezas locales para alcanzar el 50% de integración nacional a 2019 en la industria automotriz. En los últimos 10 años, la producción creció un 182% y solo Argentina y Brasil importan más de US$ 22 mil millones en autopartes.

Petróleo y gas

Argentina tiene, hasta 2017, oportunidades de inversión y sustitución por US$ 37 mil millones (y US$ 601 mil millones en la región), con Vaca Muerta como proyecto principal. Además, se inició el proceso para sustituir importaciones por 650 millones de dólares hasta 2015.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...