El campeón no pudo prolongar sus festejos en La Plata, frente a Gimnasia. El rebelde Teo Gutiérrez volvía a perforar la red y parecía que la fiesta continuaba y que todo era perfecto. Pero apareció Pablo Vegetti para transformarse en verdugo y amargar a River en el estadio Unico, en el marco de un encuentro chato, pálido y deslucido, que no ofreció mucho más que eso y en el que un apagón enfrió los músculos. Al comienzo del partido, el poblado mediocampo del local impuso condiciones y dominó las acciones ante un rival que fue preso de la imprecisión. Con el correr de los minutos, el partido se emparejó en el desarrollo, pero con un leve dominio del local, que pareció con más recursos que su deslucido rival. El millonario arrancó distraído el segundo tiempo, pero el conjunto de Troglio perdió consistencia con el correr de las agujas y eso hizo crecer al visitante, que tomó las riendas a partir de la mejoría del regresado uruguayo Sánchez, aunque el dominio del equipo de Gallardo estuvo exento de profundidad y por ello no se tradujo en buenas llegadas para complicar al arco de Monetti.
Tras más de diez minutos sin luz (ver aparte), la visita avisó tras un tiro de esquina de Ferreyra que rechazó para el medio Monetti, con un tiro de Pisculichi, que se fue cerca del palo derecho. Luego, Teo aprovechó de cabeza un centro de Pisculichi y la mala salida del arquero para poner el 1-0. Y cuando parecía que el millo se llevaba una victoria en el debut, Alvaro Fernández sacó un tiro que desvió por arriba Julio Chiarini, quien reemplazó a Barovero. Y en ese córner que ejecutó Fernández y bajó Quiroga en el área, Vegetti metió un toque justo para empatar en el final.
“Sufrimos la pelota parada toda la noche
Marcelo Gallardo tuvo la suficiente autocrítica y lucidez a la hora de reconocer los errores, pero también la claridad como para señalar las virtudes, e indicar que ese es el camino a seguir para lo que viene. Tras el sabor amargo que le dejó el empate agónico que en su momento tenía gusto a triunfo frente a Gimnasia y Esgrima de La Plata, el entrenador de River dejó sus sensaciones en rueda de prensa.
“En el primer tiempo no pudimos encontrar el juego, salvo en los últimos diez minutos. En el segundo tiempo dimos lo que quiero del equipo. River jugó en campo contrario, dominó, encontró espacios. Ellos se cansaron, y nosotros aumentamos el nivel. Tuvimos el control. Lamentablemente, por la pelota parada que sufrimos toda la noche, nos terminaron de empatar”, se lamentó el Muñeco por la acción que le costó dos puntos al campeón en el arranque del torneo.
“Me voy con un sabor amargo por el empate en el final. Aún en ventaja, nosotros habíamos seguido intentando. Estamos en el momento en el que debemos empezar a encontrar el funcionamiento. Igual, repito, en el segundo tiempo me gustó el equipo”, acentuó el exenganche los puntos altos de su nuevo River.
“Hoy debo tratar de encotrar el mejor equipo. No puedo pensar en lo que no tengo”, señaló en referencia a los posibles refuerzos que aún pueden arribar. Y en relación al reaparecido goleador, Teófilo Gutiérrez, definió: “Él incide por su calidad y experiencia. Lo mismo que (Rodrigo) Mora. Los jugadores de mayor recorrido le van a dar más jerarquía al equipo. Sería bueno que este mes pase rápido para que no se vaya nadie”, anheló Gallardo.
“Gimnasia es de esos equipos a los que no querés enfrentar de entrada. No nos generaron situaciones más que de pelota parada. Y River pudo encontrar espacios y dominar el juego”, concluyó.
Teo ahora quiere sumar
Ingresó por el juvenil Lucas Boyé y la metió de cabeza, en su primera intervención clara. “Es un grupo muy fuerte. Venimos de ser campeones. Los más chicos tienen que aprender de los más grandecitos. Hay que seguir trabajando y mejorando. Para eso estamos. Para sumar y cuidar a los compañeros. Es una enseñanza. Seguir por ese camino”, expreso






¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...