La Justicia aceptó que el excapitán de la Selección argentina de fútbol Diego Maradona y su padre se presenten como demandantes en la causa por el incendio que destruyó la planta baja de su vivienda de Villa Devoto. En la "guerra" entre Diego Maradona y Rocío Oliva parecía que la cosa se calmaba, que era la justicia la que tenía que intervenir y que Maradona estaba preocupado por otras cosas, el Diez jugó una carta fuerte que fue aceptada por los jueces y que seguramente traerá nuevas polémicas. Según publicó Diario Popular, la Justicia aceptó que Diego Maradona y su padre, Don Diego, sean querellantes en la causa que se inició luego del incendio que se dio en la vivienda de Villa Devoto. En esta causa se está investigando qué fue lo que pasó en la madrugada en la que se incendió la planta baja de la histórica casa de Maradona mientras su padre y una de sus hermanas descansaban en la planta alta. Lo particular de la presentación como querellantes es que muchos de los familiares de Diego, entre ellos su hermana y su sobrino, le apuntaron directamente a Rocío Oliva como la responsable del incendio que destruyó toda la cocina, parte del living y que se llevó muchos de los recuerdos que había dejado "Doña Tota". "Me resulta muy casual la visita de Rocío ayer y que hoy haya pasado esto. Estaba perdida y preguntó por una dirección, dijo cualquier cosa, tiró una excusa", dijo El Chino Maradona luego del incendio. Esos dichos fueron ratificados ante el fiscal de la causa por lo que ahora es la propia Justicia la que deberá decidir, previa investigación, la suerte de la ex pareja del Diez. Lo cierto es que la presentación que habían hecho los abogados hace un tiempo, ahora tiene la validación judicial y por lo tanto son los propios Maradona los que seguirán de cerca la causa y le marcarán el terreno a Rocío Oliva. La vivienda ubicada sobre la calle Cantilo en el barrio de Villa Devoto hoy está deshabitada, Don Diego está viviendo en la quinta que tiene Diego junto a Verónica Ojeda en Ezeiza. Es que más allá de los destrozos que quedaron luego del incendio, hay una restricción policial para que nadie ingrese a la vivienda para que no se destruyan o se pierdan pruebas vitales para determinar como se inició el fuego y sobre todo si fue intencional. En ese sentido, se pidió una nueva pericia de toda la propiedad que en los próximos días se llevaría adelante. La novedad es que Diego, en realidad por intermedio de sus abogados, pidió que esta nueva revisión no la hagan los peritos de bomberos. La idea de sus letrados es que la inspección la haga Gendarmería Nacional ya que cuenta con un equipo especializado y mucho más entrenado y con instrumentos de última generación para determinar la participación o no de alguien en el incendio. Es por eso que Gendarmería es quien deberá dar la última palabra a la hora de determinar las responsabilidades. Los peritos de parte que puso la familia Maradona habían determinado en su momento que el incendio no fue casual. Los expertos vieron pruebas que los hacía pensar que el siniestro se había generado de manera intencional y es por eso que decidieron ir con todo. "(El abogado Matías) Morla me demostró hace unos días que hubo responsable y vamos a trabajar con todo para saber quien fue, porque se perdieron muchos recuerdos de mi vieja y eso no lo voy a dejar pasar", dijo Diego. Mientras esperan esta nueva inspección, la Justicia está investigando en silencio y lo que esperan los abogados de Diego es que se pida de una vez la lista de llamadas y se crucen las comunicaciones realizadas desde el teléfono de Rocío Oliva. Además el secuestro de las cámaras de dos vecinos de Diego que podrían tener alguna imagen que ayude a determinar qué pasó. Lo cierto es que ahora Diego y su padre van con todo para determinar a él, la o los culpables del incendio que destruyó no solo la casa, sino los recuerdos de la familia Maradona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...