Gimnasia y Tiro se impuso por 1-0 sobre Juventud Antoniana con el gol que marcó Leandro Zárate, a los 16' del primer tiempo. Fue el sexto gol de la Chancha en clásicos oficiales.
La convicción y la practicidad en el fútbol suelen sacar un plus por encima de lo cuantitativo. Y la fuerza de la juventud, cuando se condensa con una dosis de hambre y talento, también es un arma vital en el fútbol de estos días, así como también la seguridad que transmite un buen arquero para levantar una muralla desde el fondo y transmitirle certezas al resto. Pero lo que no está escrito en ningún libro es el temple, el sacrificio y el oportunismo de Leandro Zárate, aun jugando a media máquina y en una pierna, con las dudas que había despertado en la semana. La Chancha llevó al albo de la mano a la victoria en el clásico de ayer con Juventud, 1 a 0 en el Martearena, por un testazo del capitán que coronó una impecable jugada colectiva.
El albo ganó bien, sin sobrarle demasiado, pese a replegarse en el complemento, avasallado por un santo que lo atacó como una furia.
Era fundamental arrancar ganando el clásico por el envión anímico y la ventaja inestimable de cara a la lucha inclaudicable que plantearán ocho equipos por el ascenso. Y Gimnasia lo hizo con errores, pero con muchos más aciertos porque no regaló nada y sorprendió de entrada sin esperar, porque atacó en los momentos justos y se defendió con criterio por el plus generacional de una joven zona de volantes (los pibes Basualdo, Castro y Navarro) más un caudillo como Ramasco que se impuso en un duelo aparte a la experimentada zona media de Juventud y por la seguridad de Perelman. Pero, fundamentalmente, por ese valor agregado que suele aportar Zárate en el área (el gol llegó tras una excelente maniobra colectiva entre Basualdo, Ramasco, Castro y un centro de Navarro que conectó la Chancha, ganándole en el aire a Sosa, a los 15' de partido). Pero también por esa capacidad del "9" para manejar los tiempos con viveza y entregarse entero, aun diezmado (llegó con dudas en la previa por una lesión en el aductor).
El millonario salió a comérselo de arranque y así lo aventajó, aprovechando las falencias de una defensa que nunca hizo pie, como la del local. Pero se retrasó más de la cuenta en el complemento y permitió crecer a Juventud, que inclinó la cancha y contó con innumerables ocasiones para empatar, careciendo de serenidad, profundidad y puntería, atributos que sí tuvo Zárate, la Chancha que siempre aparece en los clásicos.

  • PÚBLICO
Aproximadamente unas ocho mil personas presencian el clásico entre Juventud y Gimnasia por la primera fecha del Federal A (ex Argentino A)

  • INCIDENTES
Todo marchaba con normalidad, hasta que los violentos volvieron a aparecer. En medio del partido, y tras el gol de la Chancha Zárate, se produjeron incidentes entre los hinchas de Juventud, y luego entre éstos y la Policía. El presidente de Juventud, Pepe Muratore, se cruzó a la tribuna de los disturbios para calmar las aguas. El partido estuvo detenido 10 minutos durante el primer tiempo.

  • FICHA DEL PARTIDO:
Juventud forma con: Maino; Gómez, Sosa, Cárdenas; Monje, Di Toro, Gorostegui; Ceballos, Lescano; Ibañez y Balvorín.
Gimnasia salió con: Perelman; Vega, Ameli, Suso; Basualdo, Ramasco, Navarro y Castro; Valente; Monje y Zárate.

Gol: Leandro Zárate (Gimnasia)
Cambios: Nicolás Aguirre por Ignacio Ameli (Gimnasia), Marco Navarro por Di Toro (Juventud), Oscar Domínguez por Lescano (Juventud), Bielkiewicz por Vicente Monje (Gimnasia), Orlando Cardozo por Leandro Navarro (Gimnasia), Litre por Ceballos (Juventud) .

  • LA FIGURA
Leandro Zárate, autor del gol de Gimnasia y Tiro.

  • TU OPINIÓN
Contanos qué te pareció el triunfo de Gimnasia sobre Juventud a través de nuestra cuenta en Twitter @tribunodeportes y publicamos tu opinión en la edición impresa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...