El financista Alejandro Vandenbroele, allegado al vicepresidente Amado Boudou, sigue preso en una alcaidía de los tribunales federales de Mendoza a la espera de que la Cancillería decida su extradición a Uruguay, donde es requerido en una causa por lavado de dinero. El juez federal Walter Bento, dijo que "la decisión final corresponde a Cancillería ya que se solicitó una extradición".
Vandenbroele, fue capturado ayer en la zona de Chacras de Coria tras regresar con su hija a la casa de su ex esposa, quedó a disposición de Bento. Tras ser arrestado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y ser notificado en las oficinas de esa dependencia en el aeropuerto de Mendoza, Vandenbroele fue llevado detenido a las celdas de los tribunales federales a la espera de que se decida su traslado.
El fiscal Jorge Di Lello aclaró ayer que el pedido de extradición de Uruguay para Vandenbroele, amigo del vicepresidente Amado Boudou, es "autónomo", al consignar que no cursa a través de las causas que él analiza referidas al caso del salvataje a la empresa Ciccone Calcográfica.
Tanto Boudou como Vandenbroele se encuentra procesados por el caso Ciccone, pero no hay pedidos de captura del segundo por parte de la Justicia argentina. "No se detiene a nadie si no hay motivos para sospechar que se va a profugar o va a entorpecer la causa", completó el fiscal Di Lello.
El magistrado le dijo a los medios ayer que "queda en claro que Vandenbroele operaba como testaferro de Boudou", por lo que, "dando por válida esa premisa", dijo, se advierte "la maniobra de Boudou de quedarse con el porcentaje de acciones y desarrollar un nuevo desarrollo empresario de la vieja Ciccone Calcográfica".
"Al tener The Old Fund la transferencia de acciones, todo eso ensambla con el levantamiento de quiebra, el plan de facilidades y la suspensión de una licitación que iba a hacer la Casa de la Moneda para adquirir maquinaria con capacidad e imprimir billetes", finalizó Di Lello.
El enojo opositor
Duras críticas lanzaron los opositores hacia el vicepresidente Boudou luego de que la Cámara Federal Porteña confirmara su procesamiento por "cohecho" en la causa Ciccone. Uno de estos fue el senador nacional Luis Juez, del bloque FAP-UNEN. El cordobés dijo ayer que el vicepresidente Amado Boudou "es un problema para la República" y pronosticó que "la prueba de (el caso) Ciccone hará que más tarde o más temprano termine preso".
Ernesto Sanz, senador nacional y presidente de la UCR, le pidió a la Presidenta que "aparte" a Boudou de sus funciones tras la confirmación del procesamiento.
Más dura fue la diputada nacional de Generación para un Nuevo Encuentro (GEN), Margarita Stolbizer quien aseguró públicamente ayer: "va a dar vergenza tener un vicepresidente preso".
Por su parte, el oficialismo no dejó de respaldar al Vicepresidente. El viernes pasado, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich y Aníbal Fernández, secretario de la Presidencia, consideraron el procesamiento de Boudou, como una "embestida corporativa, mediática y judicial". "Es una estrategia más vieja que la injusticia", dijeron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...