Existe un solo caso de curación del sida. Se lo denomina el caso del paciente de Berlín.
"En algún momento se pensó que existían otros casos como los trasplantados de Boston y el bebé de Misisipi, que salieron en la prensa, y que se demostró que no estaban curados", relató Omar Sued.
El caso de Berlín se trata de una hombre que tenía leucemia y recibió un trasplante de médula ósea. Aquí se usó una médula ósea de una persona que tenía una mutación genética, era portador de una rara mutación genética conocida como delta 32, que hace que las células T-CD4, blanco principal de la infección, sean resistentes a los virus. Esta mutación hace que estas células inmunológicas tengan alterado un receptor llamado CCR5, lo cual impide que el virus pueda entrar en ellas.
"Estas células fueron aceptadas por el paciente y se curó. Pero este procedimiento no se le puede hacer a cualquier paciente, porque tiene un 12% de mortalidad. Además, la persona debe seguir tomando medicamentos para evitar rechazo de la médula de otro. Entonces, al final deja de tomar la pastilla contra el VIH pero tiene que tomar 5 pastillas para evitar un rechazo", agregó el profesional. "Todos estos estudios son pilotos, por lo que todavía no se puede hablar de estudios de control de calidad de vida, porque para hacer esto se necesitan los resultados de muchos pacientes. Es por eso que todavía hay muchos procedimientos y los pacientes están trabajando como voluntarios, porque de verdad quieren descubrir la cura", destacó Sued, resaltando el gran aporte que hacen las personas que hoy son partícipes de estas investigaciones.
Prevenir, prevenir
Omar Sued destacó que para combatir el sida y bajar los niveles de contagio, el uso del preservativo y la realización de análisis periódicos para saber si se tiene al enfermedad siguen siendo los pilares fundamentales de esta lucha. Es por eso que se recomienda realizar los estudios de control todos los años.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...