"Fui a la mañana a PAMI y me estaban esperando. Se disculparon y me programaron la operación para mañana, pero como ahora está con infección urinaria será el jueves o viernes", contó emocionada a El Tribuno Anastasia Soto, la hija de la mujer de 90 años que ayer se había comunicado con este medio para denunciar que en el Hospital Militar estaba su madre de 90 años con fractura desplazada de cadera y que iban a operarla recién en un mes.
Comentó además que hoy cambió la atención en el hospital, que están más atentos y que el director de prestadores dio la orden de que a partir de mañana se hicieran auditorías en los prestadores porque muchas veces se interna a los ancianos y las operaciones se programan con mucho tiempo de demora.
"Lo bueno de esto además de que la operen a mi mamá es que sirve para otros abuelos que están en la misma situación", manifestó agradecida. "Hoy ya estoy más tranquila, ayer estaba desesperada".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...