Este sábado no será uno más para el mercado vaquereño porque celebrará su primer año de trabajo ininterrumpido y exitoso. Esta propuesta se sostiene, básicamente, porque promueve la economía social, no incluye puestos de reventa y todo lo que se ofrece es producción propia, con todas las normas de sanidad que garantizan seguridad al comprador.
"Comenzamos a reunirnos seis meses antes del 27 de junio del año pasado. Pequeños productores y artesanos de La Caldera, La Calderilla, El Gallinato y Vaqueros compartimos la idea de que se debe practicar un comercio justo y coincidimos en el concepto de economía social. Así consensuamos un estatuto y nos lanzamos en este mercado con el que estamos muy satisfechos por el proceso generado. La gente ya lo adoptó como un paseo de sábado, día que generalmente se elige para comprar alimentos", explica Olga Lubel a El Tribuno.
Como en la zona hay pequeños ganaderos en una producción que prácticamente está invisibilizada, esta feria les permite llegar a todos y ofrecer leche pasteurizada, quesos de vaca y de cabra, verduras de la zona como yacón, papa del aire, achojcha y papa andina; flores, comida vegetariana para llevar y pan integral, además de artesanías únicas para las que se reciben, listas de casamientos y hay hasta una encuadernadora, entre otros oficios. La cita es desde las 9 hasta las 17, con cursos sobre alimentación, manipulación y un show especial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...