La escuela rural 4164 Provincia de Catamarca de El Bobadal, paraje ubicado a 70 kilómetros de Tartagal, será mañana el punto de encuentro de maestros de los departamentos San Martín y Orán para insistir en una serie de reclamos vinculados a la seguridad de los docentes, transporte, equipos de comunicación y hasta un pedido a la justicia por el crimen de la maestra Carmen Evelia Murillo, asesinada en ese establecimiento el año pasado.
Se trata de una asamblea de Docentes Unidos de Salta, sector sin personería jurídica, que se autoconvoca el primer sábado de cada mes para consensuar peticiones y elevarlos al Ministerio de Educación.

Docentes Unidos de Salta descubrirá hoy una placa de madera y dejará un banner con la impresión de un poema escrito para la maestra asesinada, como homenaje de sus pares.
"Sabemos que van a fumigar la escuela, pero igualmente en la puerta nos reuniremos los docentes de todo el norte. Lo importante es dejar asentados varios puntos, porque desde el crimen de Evelia hasta ahora, nada cambió. Cuando ocurrió vino el gobernador y funcionarios del área educativa, pero no hay absolutamente ninguna mejora en la zona", explicó Samuel Huerga, profesor de la Técnica 5023 de Orán.
El grupo de docentes tiene en el temario varios requerimientos: equipos de radiocomunicación porque la señal de telefonía celular es prácticamente inexistente en la zona; transporte adecuado para zonas rurales; indemnización por la incorrecta liquidación de aguinaldos en los últimos doce años; recomposición salarial, "porque los sueldos tan bajos obligan a los maestros a trasladarse a áreas desfavorables y desarraigarse de sus familias, pero las condiciones en las que trabajan son lamentables".
Huerga dejó en claro que, pese a no ser una entidad con personería, intentan visibilizar e informar todos los problemas del sector "más allá de los otros gremios, que solo hacen maniobras antes de las elecciones sindicales. Nosotros trazamos una agenda y ellos se llevan los laureles, pero no importa. Lo importante es que reflejemos el pedido de los más de 24 mil docentes de la provincia y apuntemos a una mejor calidad educativa salteña", remarcó.

La causa Murillo
Huerga explicó que en la causa por el crimen de la maestra, "como ciudadanos y colegas y basados en un principio de justicia, no podemos admitir que al asesino, José Tomás Cortez, se lo beneficie con la prisión domiciliaria como solicitó. Este hombre reside al lado de la escuela y ningún vecino del lugar ni los maestros y administrativos del establecimiento podrán tener una sana y tranquila convivencia con un asesino en libertad".
Anticipó que éste será un aspecto que no dejarán pasar, "porque además de trabajar en condiciones muy precarias no se puede admitir que un asesino siga su vida tranquilamente en su casa. Le pedimos a los jueces que le den cárcel efectiva porque el daño es irreparable para la familia de la víctima y muy traumático para los alumnos, que corrieron aterrados a refugiarse en el monte cuando presenciaron el crimen", subrayó.
El 3 de octubre de 2014 Evelia Carmen Murillo, de 44 años, fue asesinada a sangre fría cuando se enfrentó a un vecino que intentó abusar de una alumna. Luego de ocho meses, la causa está próxima a ser elevada a juicio y la hija de la víctima, Sofía Evelia Murillo, de 20 años, se constituyó como querellante en la causa por "homicidio calificado por violencia de género en concurso real con amenaza con arma de fuego en grado de autor". Actualmente, Cortez está detenido e imputado como autor responsable del homicidio.
A cargo del caso está el juez de Garantías 2 de Tartagal, Fernando Mariscal Astigueta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...