En una nueva e histórica visita al pueblo caribeño el papa Francisco se encontró ayer con los cubanos en una emotiva misa en la Plaza de la Revolución, tras la cual acudió a visitar al líder Fidel Castro en su residencia de La Habana.
En la misa, el Papa hizo un llamado a servir a los más frágiles y pidió por la paz en Colombia, ante la multitud que desde la madrugada había colmado la plaza.
"Ser cristiano entraña servir la dignidad de sus hermanos, luchar por la dignidad de sus hermanos y vivir para la dignidad de sus hermanos", expresó el Pontífice. Luego, en el ángelus, el Papa rogó por la paz de Colombia e hizo un llamado a evitar otro fracaso en la reconciliación de ese país que sufre un conflicto armado de más de medio siglo.
"En este momento me siento en el deber de dirigir mi pensamiento a la querida tierra de Colombia, consciente de la importancia crucial del momento presente, en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, sus hijos están buscando construir una sociedad en paz", dijo Francisco en alusión a los diálogos del Gobierno de ese país y la guerrilla comunista de las FARC.
Además, tras la misa, el Papa se dirigió a la residencia de Fidel Castro, de 89 años, donde ambos sostuvieron "un encuentro muy familiar, muy informal" en presencia de la esposa del líder máximo, Dalia Soto del Valle, así como sus hijos y nietos, informó el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

Detienen a desidentes

La dictadura comenzó una ola de arrestos antes de la ceremonia que encabezó el Sumo Pontífice en la Plaza de la Revolución. Detuvo a más de 20 mujeres y a varios activistas de DDHH que protestaban contra el gobierno. Antes de la histórica misa del papa Francisco en la Plaza de las Revoluciones, el régimen cubano inició una ola de detenciones contra opositores y Damas de Blanco con el objetivo de "limpiar las calles" y evitar que se acercaran al Sumo Pontífice.
Tres disidentes cubanos fueron arrestados por hablar con el papa Francisco
Lo primero que hizo ayer el gobierno cubano fue detener a 20 Damas de Blanco, informó el activista Hugo Damián Prieto. Según la información de la que también se hizo eco la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, las mujeres quedaron detenidas en la sede de la organización en Lawton, la casa de la disidente Berta Soler.
En el momento del arresto, la dama de blanco Lázara Sendiñas logró comunicarse telefónicamente con un periodista independiente de la isla y le dio a conocer la situación.
Las Damas de Blanco, que constituyen un movimiento ciudadano que reúne a esposas y otros familiares de presos políticos cubanos, le dijeron al Papa que las mujeres detenidas "ni siquiera" pueden ver la misa por televisión. "Están presas por querer ir a su homilía", aseguraron.
Además de las Damas de Blanco, fue detenido el activista Angel Moya Acosta, ex prisionero del Grupo de los 75, un conjunto de opositores a la dictadura cubana arrestados en la Primavera negra de 2003.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...