La fiscal María Luján Sodero amplió la imputación contra del fundador del Instituto Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, el detenido sacerdote Agustín Rosa, debido a dos nuevas denuncias recibidas en los que se lo acusa de abuso sexual simple.
Así lo informaron hoy desde el Ministerio Público de Salta, cuyos voceros indicaron que en los próximos días Rosa será trasladado desde la unidad carcelaria 1 de Salta, donde permanece alojado, a la sede de la Fiscalía, para que pueda conocer los nuevos delitos que se le imputan.
La fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual formalizó este trámite ante el juzgado de Garantías interviniente, en base a las nuevas denuncias recibidas en contra de Rosa.
De esta manera, a la imputación inicial de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por su condición de ministro de culto, la amplió con dos hechos de abuso sexual simple agravado.
Rosa fue detenido el 21 de diciembre pasado, y está alojado en el hospital del penal salteño de Villa Las Rosas, por decisión de la jueza de Garantías 1, Ada Zunino, quien aún debe resolver el pedido de prisión preventiva solicitado por Sodero.
Tras las denuncias de la ex monja Valeria Zarsa -que era la mano derecha del cura en el instituto- y del ex novicio Yair Gyurkovitz, de 21 años, el sacerdote quedó imputado de abuso sexual gravemente ultrajante por la duración y por ser ministro de un culto reconocido.
Las acusaciones también recayeron sobre el padre Nicolás Parma, quien también oficiaba en la concurrida iglesia de la Santa Cruz, situada en la calle Santa Fe 1247, de la capital salteña.
Una vez detenido, la defensa del padre, ejercida por el abogado Raymundo Sosa, solicitó el arresto domiciliario por razones de salud, pero el pedido fue denegado por Zunino, que en cambio decidió mandarlo al hospital de una cárcel común.
Rosa, que fundó el instituto religioso en 1996, comenzó a ser investigado por hechos ocurridos entre 2009 y 2012 hace poco más de un año, cuando la fiscal recibió la denuncia del ex novicio.
En octubre de 2015, el instituto fue intervenido por decisión del Vaticano y Rosa fue desplazado de sus funciones y recluido en la Finca La Cruz.
La semana pasada, otro joven religioso que cursó estudios en el Instituto Discípulos de San Juan Bautista, denunció por abuso sexual al sacerdote.
El denunciante, que vive en la provincia de Buenos Aires, relató que cuando era adolescente, estaba alojado en una sede del Instituto Discípulos de San Juan Bautista, en el sur del país, donde aseguró haber sido objeto de abusos por parte de un sacerdote que ya es investigado.
Esta situación lo motivó a trasladarse a Salta en busca de contención y fue allí donde recibió el apoyo del fundador de la institución.
Según el denunciante, el sacerdote se aprovechó de esta situación de confianza para incurrir en una conducta inapropiada hacia él, con contenido sexual.
A partir de esta nueva denuncia, Sodero amplió la imputación, según indicaron los voceros, que además apuntaron que la causa está habilitada en feria y se encuentra a cargo de la fiscal penal Cecilia Flores Toranzos durante la primera quincena de enero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...