policias
Investigan a una banda de policías por varios robos cometidos en Tartagal
Una supuesta banda de policías que habrían cometido varios robos en casas de Tartagal y localidades vecinas está siendo investigada.
El caso generó gran revuelo ayer durante todo el día; y en la noche estaba confirmada la detención de un sargento de la comisaría 42 y de que habían otras tres personas que eran investigadas aunque desde la Secretaría de Seguridad no se confirmó que fueran miembros de la fuerza provincial.
La mañana comenzó con la noticia de que un sargento que se desempeña en la comisaría 42 había sido detenido luego de que un puestero víctima de un violento robo, a mediados de diciembre, lo identificara.
Enseguida corrió el rumor de que había un segundo agente que estaría a cargo de un móvil de esa dependencia policial que estaría involucrado. Y junto a estos dos policías en actividad se dijo que dos efectivos retirados participaban de los asaltos.
Según la versión más sólida que circuló ayer, fue el modus operandi lo que habría develado la existencia de un grupo delictivo que actuaba en Tartagal y parajes cercanos.
Sucede que desde diciembre se denunciaron al menos cinco robos que fueron cometidos por un grupo que irrumpía en las viviendas, cuyos miembros vestían chalecos camuflados, que buscaban dinero en efectivo o cheques como si contaran con información previa y maniataban a sus víctimas.
Para más, en al menos un hecho, uno de los damnificados logró reconocer a un policía porque lo había visto varias veces en operativos de ruta que realizaba la División Vial sobre la ruta 34. Ese es el agente Cardozo a quien el fiscal penal de Tartagal, Gonzalo Vega, ordenó detener por el robo al puestero y ayer dejó en libertad por falta de pruebas. Sin embargo, "el sargento Cardozo quedó preso preventivamente porque cuando se allanó su casa no encontraron pruebas del robo al puestero, pero sí tenía chalecos de la Vial que no tenía por qué tener en su casa, fajas refractarias y tres juegos de esposas que estamos investigando si son de la Policía o si fueron compradas por él", confirmó anoche a El Tribuno el secretario de Seguridad de la Provincia, Jorge Ovejero.

Denuncia clave

El 20 de diciembre, en el paraje Tres Quebradas (a 17 km al norte de Tartagal), Roque Terán, cuidador de una finca donde crían chanchos, fue asaltado por cuatro hombres que llegaron en una camioneta Toyota gris. El hombre reconoció a uno de ellos como un sargento de la comisaría 42 que sería de apellido Cardozo. Cuando estiró la mano para saludarlo, los otros tres se adelantaron, lo maniataron de manos y pies atándolo con un cable y comenzaron a exigirle dinero. Como no hallaron dinero y vieron que una luz de un vehículo se acercaba a la casa, salieron llevándose una linterna. Se subieron a la camioneta, pero esta no arrancó. Entonces se fueron corriendo al monte.
La luz que habían visto era la de un cazador, amigo de Terán, quien al verlo maniatado lo desató. Ese día el cuidador hizo la denuncia en Aguaray. Terán amplió su denuncia días después y aseguró que conoce al policía Cardozo porque lo vio y charló con él en controles de ruta de la Vial, e incluso dijo que le preparó asado en varias oportunidades.
Con una orden de allanamiento, miembros de la Brigada de Investigaciones requisaron la casa de Cardozo, donde no encontraron la linterna pero sí los otros elementos por los cuales ahora se le abrió una causa.
Otros hechos
Otros robos que llamaron la atención y que se sospechan habrían sido cometidos por el grupo ocurrieron este mes.
El 19 de enero, Esteban Socuro, cacique de la comunidad del kilómetro 6 de la ruta 86, denunció que cuatro hombres armados entraron en su casa a la madrugada, se identificaron como policías y llevaban armas y chalecos con la leyenda "POLICIA" y le exigían que entregara una moto y cheques. Él les dio dos cheques del Banco Macro de 40.000 pesos uno y otro de $10.000.
Apenas horas después, en el barrio San Silvestre, un grupo con similares características se llevó de la casa de Mauro Villalba $5.000 y varios celulares.
El miércoles 25, una familia del barrio Norte Grande denunció que un grupo comando le robó $550.000 en la noche; y luego una familia de calle 12 de Octubre informó a la Policía el robo de $70.000 y un arma.

"Nadie tiene privilegios"

"Estamos en etapa de investigación, pero no se descarta nada. Si hay alguna conexión entre un efectivo o varios policías y los robos denunciados, hemos dado directivas a las autoridades policiales de Tartagal para que vayan a fondo. No hay nadie que tenga privilegios", afirmó anoche el secretario de Seguridad de la Provincia, Jorge Ovejero, quien confirmó que el sargento Luis Rafael Cardozo está preventivamente detenido.
El funcionario dijo que Asuntos Internos abrió un sumario y que solicitó a los juzgados y las fiscalías de Tartagal copias de las actuaciones para avanzar con las medidas internas. "En esta gestión hemos desenmascarado y puesto a disposición de la Justicia a muchos policías que delinquen y vamos a seguir a fondo contra ellos", indicó.