Como ya es una tradición, el fin de semana previo al inicio del Corso Color se presentarán en forma oficial las 25 agrupaciones que le darán todo el calor y alegría a los festejos del carnaval.
El lanzamiento será mañana, frente a la plaza principal de Tartagal, con el desfile a lo largo de la calle San Martín, desde la avenida 20 de Febrero hasta Cornejo inclusive.
Los corsos comenzarán el viernes 3 de febrero y se extenderán durante los cuatro fines de semana siguientes, para finalizar el lunes 27.
La entrada será, en esta oportunidad, libre y gratuita para todos los que quieran conocer el Corso Color tartagalense, con sus particularidades culturales que lo posicionan entre los más atractivos del norte.

Buenas expectativas

Según estimó la Dirección de Turismo, se espera la asistencia de unas 10.000 personas para la noche de presentación, número que se supera ampliamente durante las noches de corso. Las mayores atracciones son los pimpines y las comparsas indígenas, por las que turistas de todos los puntos concurren para disfrutar de su particular baile y cantos autóctonos.
Los precios de las entradas serán de $30 los viernes y domingos y $50 los sábados, días que contarán con la presencia de invitados especiales, como es habitual todos los años.
La elección de la reina del carnaval se realizará el 24 de febrero en la plaza San Martín.
"Si bien los costos se dispararon significativamente, todos deben tener la oportunidad de disfrutar de esta hermosa fiesta cultural y popular, por lo que los precios subieron un mínimo, para facilitar el acceso, tal como lo determinó el intendente Sergio Leavy", señaló a El Tribuno la directora de Cultura y Turismo, Claudia Sánchez.
Como siempre, el corsódromo estará sobre la avenida 20 de Febrero, desde Paraguay hasta avenida 9 de Julio.

Capacitación

En la búsqueda de mejorar y profesionalizar el show, este año habrá una particularidad. Desde mediados del año pasado, expertos de las comparsas de Corrientes capacitaron e instruyeron a los artistas locales para mejorar diferentes aspectos: materiales a usar, lo que se pueden reutilizar, conveniencia de usar recursos de la zona, finalización y detalles de los trajes, fueron alguno de los tópicos que los capacitadores utilizaron a la hora de trabajar con los artistas locales.
Al mismo tiempo, una diseñadora industrial tartagalense, Viviana Aramayo, trabajó directamente con las agrupaciones del barrio Belgrano con el objetivo de incentivar y guiar en el desarrollo de los que se presenten con disfraces individuales. Los resultados de la tarea son óptimos, porque no solo se trata de preparar trajes y coreografías, sino de contener a los jóvenes de esa barriada, uno de los lugares con mayor conflictividad social de Tartagal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...