Diez razones para que vayas a ver el clásico entre Juventud y Gimnasia

En tiempos de vacas flacas, de escepticismo, de entusiasmo decreciente y de preocupantes parábolas descendentes en cuanto a concurrencia de público en los estadios salteños, los hinchas santos y albos tendrán este domingo, cuando los relojes marquen las 17, el desafío de darle calor, color y marco al Martearena, en el clásico entre Juventud y Gimnasia.
Quizá por carácter acumulativo, algún vaso parece haberse desbordado en la presente temporada, en la que el movimiento de masas en el cemento es llamativamente inferior en las primeras fechas. Sin embargo, el otro vaso, el del crédito renovable, el del optimismo, es el que debe verse de la mitad para arriba para poder apreciar los diversos condimentos atractivos que tendrá este clásico y que lo harán diferente. Ofrece, desde la previa, una decena de argumentos para que el hincha acompañe:
1) Será el primer clásico de la temporada, después de siete meses de “abstinencia” de pasión. Y son los de la Lerma, pese a ostentar una mayúscula paternidad, los que quedaron con la “sangre en el ojo” tras el último pleito, en el que Gimnasia se impuso en el mismo escenario del próximo domingo con un lujoso taco de Facundo Vega, por el nonagonal. 
2) Si bien los hinchas locales siguen lamentando la ausencia de cotillón, bombos, banderas y papelitos, por decisión de los organismos de seguridad, también es cierto que Salta es una de las pocas plazas en las que se puede disfrutar de un clásico con las dos hinchadas, y en eso también tienen mucho que ver los aceptables antecedentes en cuanto a comportamiento.
3) Ambos vienen “dulces”: Juventud está a tiro de la punta de la zona 4, pero con un partido menos. Y Gimnasia “resucitó” tras la partida de Duilio Botella, con dos triunfos al hilo. La punta estará en juego para los dos y eso no es menor.
4) Los dos armaron planteles prácticamente nuevos, con el recelo, la desconfianza, la crítica y todo lo que eso conlleva. Para el hincha serán nuevos modelos que aún están a prueba, cuyos componentes medirán temple y temperamento.
5) Víctor Riggio, con pocos antecedentes positivos ante el santo, volverá a dirigir un clásico y a toparse con la gente de la Lerma, donde tuvo un paso fugaz y fallido en 2015.
6) El clásico ofrecerá otros condimentos: el primer contacto de Leandro Zárate con la hinchada de Gimnasia vistiendo la casaca antoniana, y esto no pasará desapercibido.
7) Las entradas no serán más costosas por ser un clásico, ya que la CD antoniana mantendrá los mismos precios fijados para su último partido de local.
8) El clima acompañará, pese al atenuante del Día de la Madre.
9) Habrá terna arbitral salteña otra vez tras buen tiempo.
10) El hincha y su desafío de renovar el sentido de pertenencia, de fomentar la sana rivalidad con grandeza, no desde la “cultura del aguante” que se intenta erradicar; sí desde el cántico y el aliento genuino.
 

Más de 500 efectivos

En la reunión de ayer entre el ministro de Seguridad, Carlos Oliver, y autoridades de la Policía quedó resuelto que unos 560 efectivos serán afectados en el operativo de seguridad para el clásico que el santo disputará con el albo el domingo, en el estadio Padre Martearena, desde las 17, con el control del árbitro Federico Guaymás Tornero. De acuerdo con la planificación de parte del organismo de seguridad provincial, se dispuso que los hinchas de Gimnasia y Tiro se dirigirán al estadio por avenida Paraguay y ocuparán la popular norte; mientras los antonianos recorrerán la avenida Paraguay para llegar hasta el predio deportivo y ubicarse en la parte sur y el sector preferencial.
Con respecto a las entradas, la dirigencia de Juventud anticipó que se venderán desde mañana en ambos clubes.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...