Gustavo Solís: “La política es más simple de lo que los políticos nos hacen creer”

 Se puede decir que es un fenómeno de la política. Con 37 años y sin militancia ni pertenencia partidaria, ocupa la jefatura comunal de uno de los municipios más importantes de la provincia. Gustavo Solís, intendente de Rosario de la Frontera, es padre de tres hijos, contador público nacional, empresario y desde ese estatus pudo vencer los esquemas partidarios tradicionales e imponerse en las elecciones de hace dos años. Un balance de su gestión lo lleva a interesantes definiciones sobre administración el Estado y responsabilidad sobre los cargos electivos.

¿Usted es un novato político?

Esta es mi primera participación en un cargo público y la primera vez que tengo la oportunidad en el Estado, incluso de haber sido convocado por una fuerza política. Nunca fui dirigente; debuté como intendente y estoy muy contento de que la gente me haya dado esta oportunidad.

¿No cree que es necesario tener una base dirigencial?

De repente siempre parece que es obligatorio hacer pasos previos. En mi caso eso no se dio. La gente me acompaña y creo que hoy estamos trabajando muy bien con una gestión innovadora donde hicimos cosas fuera de lo habitual y eso nos está dando resultados. Por supuesto que hay cosas que faltan resolver.

¿Cómo afronta esta realidad? 

Me pongo del lado de los ciudadanos. Muchas veces los políticos plantean la forma de hacer política como algo complejo y lejano y en realidad la política es más simple de lo que parece. Hay que hacer bien las cosas, ayudar a la gente con sentido común y entender cómo piensa y qué es lo que necesita. Creo que tengo una virtud de ver las necesidades y gobernar para todos.

¿Qué destaca de su gestión?

Los pilares de cualquier gestión de Gobierno, que es la obra pública y la gestión social. Hemos sido muy eficientes y ahí rompimos el molde de lo habitual. En la parte social abordamos la discapacidad, la niñez y la primera infancia con políticas muy marcadas y muy del municipio que son únicas o poco frecuentes en el resto de la provincia, como oficinas de empleo, centros de emprendedores e innovación social. 

La obra pública con alta eficiencia. Tenemos casi 90 cuadras pavimentadas, obras con urbanización. Otras de alta demanda como el paseo de los artesanos y el cine, y otras que tienen que ver con la calidad de vida como el Centro de Monitoreo que ha sido fondeado con recursos propios y con una inversión para tener 46 cámaras de última generación para darle seguridad a la gente.

¿Y problemas en la comuna?

Tenemos tres problemas muy marcados. Nos falta trabajo. Hay mucha gente desocupada y subocupada. Necesitamos empleo de calidad. Nuestra gestión apunta ahora a dar un giro hacia la búsqueda de soluciones con el turismo, la industria y mejoras en la producción, en la conversión de la materia prima. En materia de vivienda estamos complicados. Necesitamos un plan que incluya a muchas familias que hoy están hacinadas. El otro tema resulta una utopía plantearlo en este contexto, pero aspiramos a una ciudad libre de drogas y venimos trabajando fuertemente con el deporte y la cultura.

Hay cuestiones que corresponden a la Provincia...

La única forma de concebir la gestión publica es sin discutir si tal trabajo le corresponde a la Nación, a la Provincia o a la comuna. Somos eficientes en la gestión de las soluciones y eso ha sido romper el molde.

¿Cómo es su relación con el Concejo Deliberante?

En el primer año trabajamos muy bien, siempre a través del consenso, la buena voluntad y participación. Este año el esquema cambió y en virtud de ser un año político algunos ediles pensaron que era apropiado poner palos en la rueda

¿Se refiere a la comisión investigadora que se armó?

Esa comisión se armó entre gallos y media noche sin ningún asidero por una cuestión política que no ha llegado a nada. Quisieron tener una importancia relevante pero la gente votó en las PASO y a aquellos concejales que se pusieron en esa posición les ha ido muy mal, a tal punto que creo que no van a volver a la política.

¿Necesitan una mayoría? 

Nunca tuvimos mayoría y me parece bien, y si ahora la conseguimos vamos a trabajar con responsabilidad. No necesitamos tener una Escribanía de Gobierno en el Deliberante. Necesitamos que el Concejo sea el órgano de contralor normativo para que todos los rosarinos podamos crecer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...