El aeropuerto de Salta es uno de los que menos plata recibirá para reformas

El aeropuerto internacional Martín Miguel de Gemes de a poco va quedando atrás. La creciente demanda de pasajeros que tuvo en estos años hizo que su estructura resulte insuficiente y cada vez con más frecuencia se generen demoras innecesarias y situaciones poco gratas. Si el año que viene se suman todas las aerolíneas que pidieron rutas a Salta (Avianca, American Jet, Alas del Sur, Flybondi y Norwegian), terminará por colapsar un aeropuerto que hoy ya es chico.

Juan Pablo Armanino, delegado de APA en Salta, hace tiempo viene denunciando que la terminal aérea quedó reducida, que falta gente y se necesita espacio para trabajar de forma normal.

Muchos de los aeropuertos del país atraviesan problemas similares. Es por eso que en 2016 el Estado nacional anunció que invertirá, junto a la empresa Aeropuertos 2.000, más de 22.000 millones de pesos para mejorar el mercado aerocomercial. Este plan tiene como objetivo renovar 19 de las 54 terminales aéreas que hoy existen en el país. Desde el Gobierno buscan mejorar el servicio y arreglar pistas, además de incorporar tecnología y terminar con las demoras y cancelaciones que se producen por falta de equipamiento.

Entre 2016 y 2017 se dieron a conocer cuáles son los primeros aeropuertos que se mejorarán. El de Salta no quedó bien parado, ya que es uno de los que menos inversión recibirá para refaccionar sus instalaciones (ver infografía).

Según información extraída del informe del estado de proyectos del Plan Belgrano, a mejorar el aeropuerto de la provincia se van a destinar $200 millones.

Si se toman en cuenta los principales aeropuertos del país que también se intervinieron -o se van a intervenir-, el presupuesto para la provincia queda bastante en desventaja.

En el aeropuerto internacional de Tucumán Teniente General Benjamín Matienzo se invirtieron durante este año $692 millones. Se construyó una nueva pista, se instaló un nuevo sistema de balizamiento, reformaron la plataforma comercial y se hicieron obras en la terminal de cargas.

Otra terminal aérea que finalizó sus obras, en este caso diciembre de 2.016, fue la de Mendoza. El Plumerillo recibió $825 millones para mejorar el pavimento de la pista, reparar las calles de rodaje y ampliar la plataforma comercial. También se instalaron luces de eje de pista y se renovó la terminal de pasajeros.

Entre las obras que comenzarán el año que viene figura la del aeropuerto jujeño Gobernador Horacio Guzmán, donde se planea invertir $780 millones para la creación de una nueva terminal de pasajeros, un nuevo estacionamiento y una nueva torre de control.

Al aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú, según especificaron varios medios de la región, se destinarán unos $1.000 millones para construir una nueva terminal de pasajeros y un estacionamiento, además rehacer la pista.

El Domingo Faustino Sarmiento, de San Juan, tendrá una inversión aproximada de $800 millones y se realizará una nueva terminal de pasajeros y un nuevo estacionamiento.

Planteos del Gobierno

El Gobierno de Salta desde hace tiempo viene planteando esta situación a las autoridades nacionales. Juan Manuel Lavallén, ministro de Cultura, Turismo y Deportes de la Provincia, en diálogo con El Tribuno comentó que, por la incorporación de nuevas líneas aéreas el año que viene, ya están trabajando con el Estado nacional, especialmente con el Orsna (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos) para que "las obras que se hagan en el aeropuerto sean acordes a un aeropuerto como el de Salta, que tiene uno de los mayores movimientos del país".

Desde el Ministerio explicaron que por ahora no hay novedades en cuanto a los planteos que vienen haciendo. “Seguimos pidiendo mejoras en la parte interna de la terminal de pasajeros para que esté acorde a la calidad que queremos tener en Salta”, afirmó. 
Lavallén también, agregó que demandaron obras en el estacionamiento, ya que está colapsado. “No le estamos pidiendo una terminal nueva, pero sí una readecuación a la obra original”, precisó.

Quejas

Juan Pablo Armanino, delegado norte de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), realizó severas críticas a la infraestructura del aeropuerto de Salta en diálogo con El Tribuno. 

Expresó que uno de los problemas más graves de la terminal es que tiene una sola sala de embarque de cabotaje y que, cuando se superponen los horarios de las distintas aerolíneas, queda chica.

Aseguró que “es común” ver pasajeros esperando sentados en el piso. “Hay 70 sillas en la sala de preembarque y 100 en la confitería. Cuando hay dos vuelos juntos que transportan más de 300 personas más los familiares que van a despedirlos, el edificio colapsa”, describió Armanino. 

Y agregó: “El aeropuerto de Salta, a nivel edilicio, es nefasto. Las oficinas están colapsadas y hoy no hay. Si entra Avianca, me van a quitar mi oficina. Los mostradores también están casi llenos, solo quedan tres libres”. 

Comentó que, en 17 años, las obras fueron casi nulas y que los trabajadores que despachan el equipaje tienen lesiones en las articulaciones porque deben que llevar las valijas de forma manual de la balanza a la cinta. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...