“Frente a menos recursos, el desafío de la gestión pública pasa por innovar"

¿Qué imagen tiene el salteño de la Administración de los poderes del Estado?
En los foros, asambleas y plazas abiertas que venimos realizando en la provincia, 43 en total este año, la gente expresó su desencanto con las “formas” de administración, tanto del sector público como del privado (municipal, provincial, nacional). Porque este último, muchas veces recibe fondos públicos a través de subsidios por lo que está obligado a rendir cuentas, cosa que no siempre ocurre adecuadamente o no se gestionan de manera eficaz. La gente pide terminar con los vicios de la Administración, la falta de honestidad, la corrupción, el nepotismo. El salteño exige la instauración de nuevos valores que promuevan la meritocracia en términos de competencia. Esto se logra con concursos públicos, que la gente cuente con información suficiente que la ponga en igualdad de posibilidades de acceder a los diferentes puestos, porque hoy para el éxito de una gestión no basta el voluntarismo, hace falta estar preparado, ser capaz.

Frente a un contexto económico y social complejo, ¿cuáles son los desafíos de un funcionario?
Primero, aunque parezca trillado decirlo, hay que partir de la honestidad. Luego, tener un firme compromiso con el trabajo que se realiza. Se necesita, además, de una verdadera vocación de servicio e idoneidad. Con menos recursos se hace imprescindible innovar, hay que apelar a la creatividad. Para ser efectivo, en general, no se necesita de grandes inversiones sino de maximizar lo que se tiene. En este sentido, aprovechar las nuevas herramientas tecnológicas es imprescindible. Hay que perder el miedo a modernizar la gestión.

¿Hay resistencia de algunos sectores a modernizarse?
En algunas áreas del Estado, frente a un cambio de paradigma es esperable cierta resistencia. Esto sucede porque muchas veces se asocia el uso de tecnología con desocupación o reemplazo de personal por gente más joven y preparada. Sin embargo, el desafío debe ser adaptarse. Hay que ver el lado positivo de las nuevas tecnologías, porque hacen a la calidad de gestión y a la eficiencia que hoy reclama la ciudadanía. La gente está cada vez más informada, maneja redes sociales, es más crítica y manifiesta intensiones de participar. Hoy existe un cambio de roles del ciudadano que arrastra al funcionario, que debe convertirse en un facilitador. Hay que facilitar el acceso a la información. Desde Gobierno Abierto trabajamos en ese sentido, lo que ayuda a mejorar la actividad pública. La plataformas digitales permiten promover un trabajo interactivo con una ciudadanía, que a diferencia de lo que se cree tiene cada vez una mayor responsabilidad social.  

¿Cuál es la finalidad del Gobierno Abierto?
El objetivo de las políticas de Gobierno Abierto es fortalecer la democracia. No entendemos otras formas de gestionar, que con la participación y la co-creación de políticas públicas con los ciudadanos. Esto es todo un desafío, porque hay que generar un cambio de paradigma en el funcionario acostumbrado a una tradición verticalistas en términos de administración y de acceso a la información. También hay que fomentar la participación ciudadana, que enriquece cualquier gestión. En este sentido, la gente se queja mucho, por ejemplo de las audiencias públicas que al no ser vinculantes considera que no son importantes y se reducen a un mero trámite del organismo que tiene que aplicar una u otra medida. Sin embargo, desconoce herramientas que le permiten ser partícipes importantes de las mismas. Por este motivo, es nuestro objetivo poner a disposición de los ciudadanos toda la información sistematizada y en formatos accesibles, para así generar términos de igualdad.

¿Qué vías de capacitación tienen los funcionarios para mejorar su gestión?
La Escuela de Administración Pública es uno de los espacios que brinda capacitación. En estos momentos están abiertas las inscripciones para aquellos que quieran sumarse a las carreras de Gobierno Abierto, Gestión de Personas, Gestión de Resultados, Compras Públicas y Gestión de Calidad. Un dato muy importante, son gratuitas. El cursado es 80% virtual y 20% presencial, ya que están pensadas para personas que trabajan, sin embargo están abiertas a toda la comunidad. Presentan una gran perspectiva de futuro, ya que se encuentran alineadas a los ejes de administración del Estado nacional, en cuanto a modernización. Se trata de carreras únicas a nivel país. Por mayor información e inscripciones, los interesados pueden ingresar a www.upap.edu.ar
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...