Empanadas, tiras de asado, pescados rellenos y tortillas a la parrilla se venden los domingos en la Municipalidad de La Caldera (avda. General Güemes 385). Todo lo recaudado alimenta el sueño de Agustina García (19), quien durante la tercera edición del Danzaencuentro, realizada en Salta en agosto pasado, quedó seleccionada -junto con otros 19 bailarines y entre más de 150 participantes- para capacitarse en Nueva York, en la prestigiosa Vassiliev Academy of Classical Ballet.
En este certamen, que se enmarca en el programa Latinoamérica Baila, de acuerdo con su mérito 20 salteños obtuvieron diversos porcentajes de becas para cursos de verano (del Hemisferio Norte). Además, Agustina, del ballet de María Emilia Martearena, y Amalia Fernández Muiñoz (14), bailarina independiente, fueron invitadas para cursar un año en la academia Vassiliev, lo que incluye la posibilidad de ganarse un puesto en la compañía y permanecer allí indefinidamente. El 26 de junio próximo Agustina ingresará en su primera clase. "Quiero tomar clases con grandes estrellas del ballet, conocer y compartir con estudiantes de todo Latinoamérica", comenta a El Tribuno, firme, la joven.
Con este ánimo consistente, Agustina se inició en la danza clásica en 2013, en la academia de María Emilia Martearena. De niña se había formado también en Salta Danza, de Sabrina Sansone. Desde hace tres años está atenta a los seminarios y competencias que se presenten en nuestra provincia, como los de la Confederación Interamericana de la Danza (CIAD). Estas oportunidades son vitales para que las jóvenes promesas de la danza participen de clases magistrales con destacados maestros de raigambre internacional y que testeen las capacidades adquiridas por sus pares de otras academias.
En 2014 Agustina tuvo una experiencia en el Teatro Colón, entre niñas que a los 17 finalizan el instituto. Ello le evidenció que debía llegar a un nivel altísimo en poco tiempo si quería tener una oportunidad sobre los grandes escenarios.
El Teatro Colón es la pertenencia añorada de todo bailarín argentino, pero Agustina se desvela por integrar una compañía como la de la Provincia de Salta. Mientras, para costearse sus propias clases trabaja en la iniciación a la danza clásica de niñas de entre 6 y 12 años en el estudio de Camila Rivera.
Este año por primera vez su sueño la llevaría a trasponer fronteras y la joven calcula que necesita de unos 44 mil pesos, sin contar gastos extras ni de alimentación. Con esta ilusión alojada en el fondo de los ojos, Agustina dice que el camino de la vida andando sobre zapatillas de punta se disfruta en cada paso. "Todo esto para mí es felicidad y motivación pura. Quiero aprovechar al máximo cada segundo... desde los preparativos hasta estar allá. Como dice mi maestra, soñar no cuesta nada, pero concretar el sueño tal vez sí. Por eso nos reunimos los domingos en La Caldera. En el predio de los artesanos pasamos el día trabajando con alegría y amor", cierra, con una sonrisa radiante.
Su maestra, María Emilia Martearena, la acompañará a Nueva York porque también obtuvo una beca, en su caso del 70% y destinada a formadores de bailarines. La primera en creer en esta vocación de Agustina y en encenderla, dice de su joven alumna que "tiene, justamente, el alma de bailarina en cada movimiento y la posibilidad de saber que en algún momento se puede vivir de esto, que se puede tornar el trabajo para toda la vida... porque cuando le ponés el alma a tu trabajo, querés hacer solo eso siempre". Ella gestiona diversos eventos para que los bailarines del NOA se presenten a las circunstancias oportunas y puedan hallar la senda de la profesionalización continua. "Quiero que sean de ese puñadito de gente que vive y trabaja de lo que ama", sintetiza.

Para agendar:

Agustina García, María Emilia Martearena y Hernán Bravo atienden un puesto de venta de comida los domingos en La Caldera. Encargos al (0387) 155396355 y 154827358.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...