El delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Rolando Vilte, quien trabaja como camillero en el hospital San Bernardo, dialogó ayer con El Tribuno para comunicar que algunos empleados se sienten víctimas de provocaciones y de persecuciones en su lugar de empleo.
Trabajadores de este centro hospitalario fueron convocados por ATE a una asamblea general ayer a las 11 para conversar sobre persecución laboral, irregularidades en nombramientos y falta de ropa de trabajo. La reunión, según contó Vilte, duró alrededor de una hora y contó con la presencia de aproximadamente 10 personas. En el hospital San Bernardo hay cerca de 1.600 empleados y una cuarta parte de ellos están agremiados en este sindicato.
"Lamentablemente éramos pocos. Nos despegaron los panfletos de la convocatoria. Amenazaron con perseguir a los empleados y había encargados que filmaban, sacaban fotos y nos provocaban. Tuvimos una problemática porque nos mandaron a un montón de encargados, supervisores, coordinadores y secretarios. A pesar de la persecución se llegó a hacer (la asamblea). Había poca gente porque tienen miedo. Los que más sufren persecución son los de servicios generales, como mucamas o personal de mantenimiento", graficó Vilte.
El Tribuno se comunicó con la gerencia del hospital, desde donde aseguraron que los carteles de llamado a la asamblea estaban pegados en las paredes y que los trabajadores "tienen derecho a hacerlo", en referencia a la reunión. Dijeron que había "cinco o seis" personas reunidas y que había pocos profesionales de la prensa. Dieron a entender que las denuncias tienen que ver con "cuestiones internas" al gremio, por un nombramiento que se quiere hacer.

Reunión con gerencia

El lunes último se reunieron los delegados de ATE con el gerente del hospital San Bernardo, Ramón Albeza, y su equipo.
"Les explicamos la situación del personal, la falta de ropa de trabajo y las persecuciones que sufren los trabajadores. Acordamos que el tema de la ropa se iba a resolver en dos meses y que no iba a haber más persecuciones. Hoy (por ayer, en la asamblea) nos reunimos para hablar sobre paritarias y explicar lo que había pasado en la reunión del lunes. No se cumplió con lo que se había acordado. Nos siguen persiguiendo, nos sacan fotos, nos provocan para que reaccionemos, sale gente a putearnos, a tirarnos bronca, se nos ríen", relató Vilte.
"Hay más caciques que indios", dijo en referencia con la problemática de los nombramientos. "Los que sufren esto son los chicos de servicios generales. No saben a quién dirigirse ni con quién tienen que hablar".

Más ropa de trabajo

Rolando Vilte, delegado de ATE y camillero del hospital San Bernardo, contó a El Tribuno que en la reunión que tuvieron el lunes pasado con el gerente, Ramón Albeza, y su equipo reclamaron la entrega de vestimenta de trabajo.
"Pedimos que nos entreguen dos uniformes por año. El año pasado no nos dieron uniforme. El personal de mantenimiento no tiene faja ni botines y los camilleros, tampoco", manifestó.
De acuerdo con lo arreglado en esta reunión, la entrega de ropa de trabajo será dentro de dos meses.
Ayer por la tarde los delegados de ATE tenían previsto reunirse con el secretario general del sindicato para explicarle la situación que están pasando en este centro hospitalario.
"Seguiremos en la lucha", proclamó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...