Miguel Acevedo: "Las inversiones están llegando  en cuentagotas"

Miguel Acevedo, titular de la Aceitera General Dehesa, puede ser un desconocido para muchos, pero hace cinco días asumió ni más ni menos que la máxima representación del empresariado argentino, justo en un contexto económico de fuerte inestabilidad. En una entrevista exclusiva con El Tribuno, el presidente de la Unión Industrial Argentina sostuvo que “el país tiene que volver a inflaciones normales, esto significa estar bien por debajo del diez por ciento”. Además, aseguró que le teme “a las importaciones indiscriminadas y al dumpping” y reclamó un dólar más alto porque el actual “no es competitivo”. “La UIA no está viendo despidos masivos, lo que sí está viendo es que hay empresas que han cerrado”, concluyó. 

¿Cuál será el perfil que tendrá la nueva conducción de la Unión Industrial Argentina respecto al Gobierno? ¿Será dialoguista o confrontativo?
Nosotros vamos a tener un perfil dialoguista. Tenemos la representación de la industria, entonces tenemos que hablar con el Gobierno para poner en agenda lo que nosotros estamos pensando que tiene que tener la industria o cómo estamos viendo la industria. Yo no estoy en una pauta de opositor u oficialista con el Gobierno, claramente esto sería igual con cualquier otro Gobierno. Nosotros tenemos la representación de toda la industria, estamos en todas las provincias y representamos a todos los sectores. 

¿Cómo evalúa la situación económica actual de la Argentina? 
Este Gobierno, que empezó el año pasado, decidió hacer un plan gradualista. El plan era bajar la inflación, sacar el cepo, liberar la divisa y acordar con los holdouts, lo que permitió endeudarse nuevamente internacionalmente. Esto último hace que hoy estén ingresando muchos dólares aparte de exportación por el tema de que estamos tomando fondos en el exterior. Un plan económico gradualista también significa que no tenemos un shock y que la salida también va a ser gradualista. Los datos que tenemos de producción y de producción industrial muestran que la variación interanual última ha sido negativa también. Si bien estamos hablando de promedios, aún hay caídas en la producción.

¿Qué falta para que la economía finalmente comience a despegar? 
El consumo está retraído y tenemos un Brasil que nos está jugando en contra. La agroindustria, el cemento que ahora se ha recompuesto muchísimo por las obras públicas, el acero y los planes hipotecarios están reactivándose. Sin embargo, lo que es industria pura y dura -incluido alimentos que tiene exportación con Brasil- está todavía sin recuperarse. En las variaciones anuales estamos viendo caídas, mes a mes de a poco estamos viendo que se están recuperando, pero es una recuperación todavía no muy fuerte: el consumo no la está viendo. A la larga, yo creo que la tendencia va a ser para ir recuperando. 

¿Cree que se cumplirá la pauta inflacionaria del 17 por ciento que se propuso el Banco Central? Estamos casi a mitad de año y todo indicaría que no... 
En el caso inflación, lo que yo quiero es que la bajen, que sea el número que sea pero que bajemos la inflación. La inflación es el peor de los males que tiene hoy Argentina, aparte del déficit. Claramente el país tiene que volver a inflaciones normales, esto significa estar bien por debajo del diez por ciento. Lo estoy diciendo porque la inflación impacta mucho en el asalariado e impacta mucho en el poder adquisitivo de la gente, porque si sigue habiendo inflación todos los meses ese poder adquisitivo va cayendo. Y también impacta en las empresas, porque cada vez que están vendiendo y tienen que reponer sus stocks no saben a qué precio se repondrán.

Si bien bajó del 40 por ciento, la inflación sigue estando en línea con las cifras del kirchnerismo. ¿Ve una política clara para contener los aumentos de precios?
La política de inflación es igual que la política económica, gradualista, y la están bajando en forma gradual. Eso es lo que el Gobierno decidió, aunque también hay que ver qué quería la gente. Nosotros estamos muy acostumbrados a tener una crisis cada diez años, en donde se produce esa crisis hay ganadores y perdedores. Esta es la primera vez que se está tratando de salir sin una crisis profunda de la economía. Es gradualismo. 

¿Cómo está impactando en la industria la liberación de las importaciones?
La industria necesita de las importaciones, pero lo que nosotros tenemos que tener es un comercio internacional inteligente. Tenemos que tratar de agregar valor. Muchas veces agregar valor y tecnología significa importaciones, yo no le tengo miedo a las importaciones. Sí le temo a las importaciones indiscriminadas y al dumpping. En el mundo, todos los países pelean por agregar valor en sus países y exportar ese valor agregado. Nosotros tenemos que hacer exactamente lo mismo. Lo que nos preocupa es que haya países como China, que no es una economía de mercado, que empiezan a meter productos de consumo a valores de dumpping.

¿Temen más despidos en la industria? Desde que comenzó la gestión de Cambiemos hubo bastantes... 
Hubo despidos, pero hay que tener en cuenta que la industria es muy difícil que despida masivamente porque invierte en la gente. La Unión Industrial Argentina no está viendo despidos masivos, lo que sí está viendo es que hay empresas que han cerrado, que es una cosa distinta, y ahí se han producido despidos. Por ejemplo, en las reuniones nuestras entre las distintas industrias y los distintos sectores vemos que hoy no están con despidos. La industria automotriz, que es muy intensiva en mano de obra, puede ser que tenga suspensiones y es claro que eso esté pasando porque es una de las que más está sufriendo.

Se abrió el cepo y se acordó con los holdouts pero las inversiones casi no llegan. ¿Por qué ocurre esto? 
Las inversiones están llegando a cuentagotas, pero hay muchas cosas que todavía hay que solucionar. Me refiero a todo el tema impositivo. En provincias como Salta se sabe que lo que impacta a las empresas son los impuestos como Ingresos Brutos o el impuesto al cheque, que son tremendamente distorsivos y que hacen que los costos se disparen.

Usted hacía referencia a la carga impositiva, ¿le presentaron algún proyecto al Gobierno para revertir esto? 
El Gobierno en este momento tiene el tema estudiándose en el Congreso. Se trata de un proyecto de ley impositiva. La Unión Industrial Argentina ya desde el año pasado en la última conferencia tiene preparado una serie de consejos o temas para ser tratados en la reforma impositiva. Claramente también está ahí el tema de la coparticipación, que realmente todavía no se ha terminado de arreglar entre las distintas provincias. Ese es uno de los temas que produce un impuesto tan regresivo como el de los Ingresos Brutos. Todo eso lo tenemos para discutir con el Gobierno. Siempre pasa que el Gobierno acepta que estos impuestos son distorsivos pero después se pregunta cómo los cubre. Yo supongo que a final de este año debería tener una ley impositiva nueva para la Argentina, porque en cierta manera este año lo que se hizo fue regularizar los stocks con el blanqueo que hubo, y quedó para el año que viene la reforma impositiva. el flujo sigue estando con una ley impositiva que produjo los problemas de stocks que después tuvieron que regularizarse. Cuanto antes se haga, mejor será. 

En materia de competitividad, ¿considera que está muy barato el dólar en la Argentina?  
Hay muchos dólares. Nuestra sensación es que tenemos un dólar para economías regionales y para pymes que quieren exportar que no es competitivo. 

Teniendo en cuenta las enormes denuncias de corrupción ligadas a la obra pública, ¿existe algún control entre los empresarios para evitar el pago de sobornos?
Está por salir una ley de transparencia que está en el Senado, estamos reuniéndonos con la Oficina Anticorrupción. Todo lo que sea transparencia para el empresariado, bienvenido sea.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...