Robo
Condenan a autores de un robo con escalamiento
El accionar de uno de los delincuentes había quedado registrado en las cámaras de seguridad.

La Sala II del Tribunal de Juicio de Metán, en juicio colegiado iniciado durante la feria judicial de julio, condenó a Marcos Antonio Coronel (36) a la pena de tres años y seis meses de prisión efectiva e inhabilitación inherente por el mismo tiempo, por ser autor del delito de robo calificado. Mientras que Claudio Federico Pereyra (38) resultó condenado a la pena de tres años de prisión efectiva, por ser partícipe necesario del mismo delito.

Por otra parte, los jueces declararon reincidente por primera vez a Pereyra y por segunda vez a Coronel, para lo que tuvieron en cuenta los antecedentes condenatorios que ambos registraban. Los dos hombres continuarán detenidos y alojados en la cárcel penitenciaria local.

En la causa se encuentra imputado M.A.T., quien se encuentra prófugo a la fecha, razón por la cual los jueces decidieron separarlo para ser juzgado una vez detenido, para lo cual se ordenó la remisión del expediente a la mesa distribuidora.

El Tribunal colegiado estuvo integrado por los jueces Carolina Poma Salvadores (presidente), Sebastián Fucho y Ramón Haddad (vocales)

Las cámaras

El robo calificado ocurrió en septiembre del año pasado. El accionar del delincuente quedó registrado en las cámaras de seguridad de una vivienda ubicada en el barrio Granadero Díaz. Se trata de un inmueble que se encuentra en la calle Juramento 431, en la zona sur de Metán, que es alquilado por Horacio Raczkoski, un ejecutivo comercial de una importante empresa que vende alimentos para mascotas en todo el NOA. Raczkoski es metananse y se había mudado a ese lugar pocos días antes del ilícito.

El hecho se produjo a la siesta, cuando no había nadie en la casa. En el juicio quedó probado que Coronel ingresó por el fondo tras trepar por una pared contigua.

Los videos lo muestran claramente vestido con una remera verde y con una mochila. El malviviente abrió una de las ventanas metálicas y luego rompió la tela para moscas para entrar. También se lo observa hablando por celular, supuestamente con un cómplice que hizo de "campana".

Los elementos

El delincuente revisó toda la casa buscando dinero, tenía información sobre los movimientos. Finalmente se apoderó de una computadora portátil, de $15.000 y se llevó una de las cámaras de seguridad. Pereyra fue partícipe necesario porque actuó como cómplice, ya que es vecino de Raczkoski en Bº Granadero Díaz.