Desmienten las acusaciones de mal trato a una mujer en Anta

El mes pasado se conoció el caso de la acusación a una pareja de abogados del sur provincial por haberle prodigado supuestos malos tratos a una anciana, madre de la mujer. Para hacer conocer su propia versión de los hechos se hizo presente en la redacción de El Tribuno Vanina Castaño, hija de la supuesta víctima.

Castaño comenzó diciendo con firmeza: "Desmiento todas las acusaciones de malos tratos hacia mi madre y aprovecho para aclarar que la salud mental de ella es muy delicada, muy débil. Se trata de una persona bajo tratamiento psiquiátrico desde hace un tiempo largo. Que vivía sola hasta que se autoprovocó lesiones cuando una médica le cambió la medicación y sufrió un pico de síndrome de abstinencia".

Y continuó: "Desde ese momento y hasta hace poco estuvo a mi cuidado, en mi casa, donde evolucionó muy favorablemente y eso fue público y notorio en el pueblo, donde vivo y nos conocemos todos".

Consultada acerca de los motivos por los cuales una hermana de su madre radicó entonces una denuncia en contra de ella y de su pareja, el doctor Juan Salinas, por malos tratos contra su madre, respondió que todo se reduce a una cuestión de intereses patrimoniales familiares. "Yo le explico", dijo.

"Mi madre vivía en una propiedad de ella que está junto a otros catastros, de sus hermanas, sobrinas y mías. En dos de esos catastros funciona una panadería cuyo contrato de arriendo caducó al fallecer mi abuela. Contra esa gente, que son terceros, entablé una demanda de desalojo de la parte que me corresponde por caducidad de vínculo. Y la gente de la panadería se complotó con una de mis tías, dueña del otro catastro sobre la que funciona, para no ceder a mi demanda", explicó.

Como la historia es larga y complicada y las relaciones familiares de la familia Castaño, nada buenas, la abogada hizo una pausa y prosiguió su relato. "Por otra parte, hay que mencionar que a mis tías les conviene que mi madre, con una salud mental débil, insisto, quede a su (de ellas) cuidado porque así se asegurarían el manejo de la propiedad de mi progenitora y seguir haciendo pingües negocios con los alquileres que cobran", agregó.

"Lo lamentable de todo esto es que, al contrario de lo que afirman las que me denunciaron por malos tratos, la salud de mi mamá les importa poco y nada. Desde que me denunciaron se la llevaron de mi casa, no sé dónde está, si está cuidada, medicada, nada. Pronto vamos a saber en el pueblo las verdaderas intenciones de las hermanas de mi mamá", dijo la abogada con congoja.

Y para concluir afirmó que no va a dejar de litigar para resguardar sus bienes patrimoniales y la salud de su madre.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...