Como en el 2009 Juan Martín del Potro dio un gran golpe en el Abierto de los Estados Unidos al vencer al suizo Roger Federer por 7-5, 3-6, 7-6 (10-8) y 6-4. Con este triunfo se metió en semifinales del último Grand Slam del año donde se medirá el viernes frente a Rafael Nadal, el número uno del mundo. El tandilense mostró gran nivel, solo dudó en el segundo, y casi no le dio chances a Federer de siquiera acariciar el triunfo en la cancha principal de Flushing Meadows. 

Juan Martín del Potro aprovechó el primer break point y único del set para ganar el primer set por 7 a 5 en su duelo de cuartos de final del US Open contra el suizo Roger Federer. El partido fue parejo en todo sentido debido a que ninguno de los tenistas mostró puntos débiles tras los diez primeros games; cuando hubo una luz a favor, el tandilense aprovechó para quebrar el saque de Federer en el undécimo games y luego cerró el parcial con la misma solvencia con la que jugó desde el principio. 

Federer acusó el golpe y salió decidido a empardar las acciones en el segundo set, mientras que del otro lado se vio una disminución en el porcentaje de primeros servicios del tandilense (bajó de 78% a 67%). El suizo llegó a sus primeras posibilidades de quiebre en el cuarto juego tras ponerse 0-40; tamaña ventaja fue imposible de remontar y resolvió con limpieza para colocarse 3-1. 
El suizo manejó la ventaja con tranquilidad frente a un Del Potro que pareció entregar el set al ver que no podía de ninguna manera romper la hegemonía de su rival. No hubo más opciones de quiebres y en 35 minutos el exnúmero del mundo niveló el duelo con un 6-3. 

Del Potro le pagó con la misma moneda a Federer en el incio del tercer set. En su primer turno al saque de ese parcial quebró el argentino, tras una doble falta, para colocarse 2-0 arriba; en el siguiente el tandilense mantuvo su servicio y estiró la ventaja a 3-0. Pudo llevarla a la 4-0 con tro break, pero Federer reaccionó a tiempo.
Ese impulso llevó a Federer a igualar las acciones ante un Del Potro que entró en bajones pronunciados. El set llegó al tie break donde todo fue palo a palo; Federer tuvo cuatro sets points para cerrar el parcial, pero los desperdició. Sucedió lo contrario con el argentino que aprovechó su única chance que tuvo para ganar 7-6 (10-8)

 

El tie break fue electrizante porque Federer lo pudo ganar en varias oportunidades, Del Potro nunca se rindió y tuvo su premio. El cuarto mostró los estados de animo de ambos; al tandilense se lo vio más enchufado en el juego, mientras que el rostro del suizo lucía desencajado y procesando internamente porque perdió el tercer set.
Del Potro, con mucha paciencia, fue construyendo otro pasaje de buen juego. Volvió a quebrar el saque de su rival para ponerse 3 a 2 y con el siguiente sacó ventaja de dos games en el cuarto. 
Emocionalmente arriba, Del Potro manejó las acciones del juego para acercarse al triunfo. Lo logró con una de esas derechas que lo hicieron famoso e imparable en el mundo del tenis. Cerró con el 6-4 a su favor frente a un Federer que sucumbió frente al poderío del tandilense. 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...