El piloto Ariel Salazar, que guiaba el parapente del que cayó y murió la médica tucumana Natalia Vargas, no figura en la lista de instructores habilitados para vuelos biplaza, con pasajeros. La información, clave para la investigación, fue confirmada por el titular de la Federación Argentina de Vuelo Libre (FAVL) Pablo Jaraba, que se presentará ante la fiscal de la causa. “Se lo comuniqué por teléfono a la fiscal Carmen Reuter. Vamos a hacer un aporte testimonial de nuestro informe y explicaremos cómo es nuestro procedimiento”, dijo Jaraba, que fue citado por la funcionaria judicial.

La muerte se produjo el 29 de diciembre a las 16, cuando Vargas y un grupo de amigos decidieron volar en parapente en el cerro San Javier, en Tucumán. Poco después de haber iniciado el vuelo la joven cayó desde unos 120 metros de altura. Luego de varias horas de rastrillaje el cuerpo de la joven fue encontrado en medio de la vegetación, a 200 metros de la pista. “Admito que pudo haber un error humano”, dijo Salazar, que indicó que Natalia no estaba sujeta al momento del despegue, como se vio en el video que aportó el padre de la joven, Juan José Vargas.

“Es como tener una licencia de conductor, que no lo habilita para trabajar como taxista ya que para eso se necesita una licencia especial”, ejemplificó Jaraba, a la espera de declarar ante la Justicia. “El deporte es seguro, lo que pasa es que si se transgreden las normas es muy difícil controlar y regular. Contamos con un amplio territorio a cubrir y no tenemos el apoyo necesario”, indicó. “Venimos trabajando arduamente en la capacitación y formación de nuestros pilotos para que se profesionalicen cada vez más en la actividad deportiva y tengamos un deporte más seguro”, afirmó.

 Un video demuestra que la médica llevaba una cámara GoPro

Días después del accidente moral que sufrió la médica Natalia Vargas mientras excursionaba en parapente sobre el cerro San Javier, en Tucumán, apareció un video que demuestra que tenía puesta una cámara GoPro antes de despegar, la cual aún no fue encontrada. Su grabación puede ser clave y hay una orden de la Justicia para buscarlo.

Los amigos de Natalia marcharon y pidieron por la aparición de la cámara. La filmación demostraría cómo ocurrió la caida de la joven desde el parapente. 

La primera fiscal que tuvo el caso, Mariana Rivadeneira, había solicitado que personal policial rastrillara la zona de la caída en busca del aparato. Sin embargo, tras el operativo, los efectivos todavía no la encontraron.

“La cámara existe, se la ve claramente en el video que fue difundido. Natalia no la sostenía, así que no se puede haber caído. Iba agarrada al equipo de vuelo”, aseguró Leandro Amar, un amigo de la víctima que estaba presente en el momento del despegue. En diálogo con el diario La Gaceta contó después del accidente “hubo al menos una hora en la que cualquiera pudo haber bajado”.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...