Audiencia informativa en la causa del vertedero

El juez Marcelo Domínguez convocó para el próximo martes, a las 9, una audiencia pública informativa en el salón de grandes juicios de la Ciudad Judicial. Allí se expondrán los argumentos de la demanda de amparo y los descargos presentados en relación con los presuntos daños al ambiente y la salud atribuidos al vertedero de finca San Javier.

El amparo ambiental colectivo fue promovido por concejales del Partido Obrero y tiene a Jorgelina Franco, exedil del barrio Solidaridad, como única actora legitimada por la Sala III de la Cámara de Apelaciones en los Civil y Comercial.

Franco representa, con el patrocinio del abogado Luis Segovia, a vecinos de la zona sudeste que vinculan afecciones respiratorias, dérmicas y gastrointestinales, sufridas principalmente por niños, a emisiones y vertidos del relleno sanitario. Justicia, el barrio más cercano al vertedero, tiene la mayor cantidad de casos expuestos, pero los registros informados por el hospital Papa Francisco y los centros de salud de la zona no alcanzan para confirmar ni descartar la responsabilidad de Agrotécnica Fueguina en esas afecciones.

La empresa es una de las demandadas, junto a la Municipalidad capitalina y las secretarías de Ambiente y de Recursos Hídricos de la Provincia.

En la audiencia judicial, los organismos demandados expondrán al público los descargos que ya presentaron por escrito ante el magistrado actuante. Uno de los puntos centrales pasará por los diferentes muestreos que confirmaron la alta contaminación del río, pero con criterios disímiles sobre las posibles fuentes responsables.

En agosto de 2017, en las inmediaciones del caño de la planta de tratamiento cloacal, el municipio hizo tomar muestras que arrojaron niveles de coliformes fecales de 360 millones de UFC/ml. Esa cantidad de unidades formadoras de colonias (UFC) por mililitro de agua excede, en cientos de veces, los valores aceptables para la vida acuática. También expone a la población ribereña a enfermedades de transmisión hídrica.

Aguas abajo del vertedero, el laboratorio Bioagronort midió similares concentraciones de coliformes fecales. El 95% del citado grupo de bacterias está representado por la Escherichia coli y ciertas especies de Klebsiella. La elevada contaminación orgánica también se reflejó en los parámetros de demanda química y biológica de oxígeno.

En la línea de la planta depuradora se midió una demanda química de oxígeno (DQO) de 357 miligramos por litro (mg/l). Aguas abajo del vertedero, el valor alcanzó los 429 mg/l. La Provincia admite un DQO máximo de 250 mg/l y la Municipalidad, por ordenanza, solo 125 mg/l.

El indicador de demanda biológica de oxígeno (DBO) arrojó 238 mg/l a la altura de la planta depuradora y 286 mg/l aguas abajo del vertedero. El límite máximo admitido es de 50 mg/l.

El Departamento Técnico y Científico del CIF, por su parte, midió contenidos de cobre de 5 y 13 microgramos por litro (ug/l) aguas arriba y abajo del vertedero, respectivamente. El valor máximo aceptado por la normativa nacional de residuos peligrosos es de 2 ug/l.

En el caso del cinc, se midieron 400 y 500 ug/l, respectivamente, cuando el límite legal es de 30 ug/l.

En nitritos, se determinaron concentraciones de 380 ug/l. Para ese tipo de sales, que están presentes en el agua en estado de oxidación, el valor máximo aceptado es de 60 ug/l.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...