Una de las funciones de los medios gráficos, orales y por vías electrónicas es transmitir las noticias. Naturalmente, todo no cabe, no es posible consignar todo lo que pasa, puesto que implicaría replicar el conjunto de los acontecimientos en el mundo. Hay que seleccionar lo que se estima importante y relevante. La mayor parte de los sucesos diarios son irrelevantes para los lectores, radioescuchas, televidentes y en las redes sociales. Que Fulano le dijo a Mengana "buenos días" no constituye noticia, y así sucesivamente.

Gracias a los medios modernos y a las comunicaciones es que se conocen los acontecimientos de importancia en tiempo real. Solo los gobiernos autoritarios hacen lo posible por bloquear o tergiversar lo que ocurre. La libertad de expresar el pensamiento es la madre de una sociedad abierta. No se concibe el respeto recíproco, la quintaesencia de la libertad, sin una prensa completamente abierta y exenta de interferencias de los aparatos estatales. El conocimiento demanda puertas y ventanas abiertas de par en par al efecto de que circule la mayor dosis de oxígeno posible, ya que se trata de lo provisorio siempre abierto a refutaciones en un contexto evolutivo.

Esto último permite corregir desvíos y no simplemente consignar el hecho. En otras palabras, la noticia de la coyuntura es indispensable y también la opinión sobre la coyuntura, pero en definitiva lo decisivo estriba en el análisis del fondo del asunto. De lo contrario, se convierte en un problema circular y será como el perro que pretende morderse la cola. Las características de la coyuntura y sus respectivos comentarios derivan siempre de ideas de fondo. Serán en uno u otro sentido según sean las ideas prevalentes.

La noticia puede ser la designación de un nuevo embajador en tal o cual país, la opinión puede referirse a la inconveniencia de esa designación, mientras que la opinión de fondo puede señalar la inconveniencia de contar con embajadas, todo su séquito y palacios, dado que, a diferencia de la época de las carretas, ahora hay teleconferencias y otros canales de comunicación rápida (en este sentido, agrego que Guatemala no mantiene relaciones diplomáticas con China y es el que mayor comercio exhibe con ese país por habitante en Latinoamérica). La opinión sobre la noticia puede objetar ese porcentaje y explicar las correspondientes razones, mientras que la opinión de fondo puede referirse a los argumentos por los que el problema monetario debe verse en la misma entronización de la banca central, acompañado de todo el andamiaje analítico referido a la naturaleza del dinero tal como lo han señalado los premios Nobel en economía Friedrich Hayek, Milton Friedman, Gary Becker y James Buchanan, que actualmente han sido seguidos por una abundante bibliografía por el momento desconocida a nivel político. El antes referido Hayek, en su ensayo titulado "The Facts of the Social Sciences" (Ethics, octubre, 1943 y expandido en tres números sucesivos de Economica), explica que los llamados hechos en ciencias sociales "no se refieren a ciertas propiedades objetivas como las que poseen las cosas o las que el observador puede encontrar en ellas, sino a las visiones que otros tienen sobre las cosas (a). Todo requiere ser analizado con cuidado, lo cual no tiene lugar si solo hay espacio para la coyuntura seguida de simples comentarios. Es indispensable redoblar el esfuerzo en el debate de ideas de fondo al efecto de tomar distancia y respirar oxígeno renovado. Y es menester opinar sobre el fondo de los temas cuanto antes si se desea cambiar, de lo contrario, será como cuando Mao Tse Tung visitó Francia en la época de Charles de Gaulle y le preguntaron qué opinaba sobre la Revolución francesa, a lo que respondió: "Es muy pronto para opinar".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...