Ricardo Negri
HLB: “Si acordamos un plan los fondos van a aparecer”, dijo Ricardo Negri
Ricardo Negri, nuevo titular del Senasa, conversó con El Tribuno Campo.

Recién asumido al frente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, Ricardo Negri (h) conversó con El Tribuno Campo y detalló la marcha de las actividades de prevención y combate contra la plaga de langostas y el HLB. Y además, contó el estado de situación del organismo sanitario y descartó que se vayan a “privatizar” tareas que le son propias.

En todo el país y especialmente en el norte preocupa la presencia de la langosta, ¿cómo evalúa la situación?

El tema es muy complejo porque venimos de 2 inviernos benignos y la plaga que se fue a Bolivia y Paraguay volvió recargada y eso generó problemas que no habíamos previsto. Hoy estamos haciendo muy buen trabajo en aquellas provincias donde trabajamos mejor con los gobiernos locales, los municipios y los productores, como en Santiago del Estero, Salta y Jujuy donde los resultados son muy buenos pero hay provincias donde la coordinación se hace más difícil y la verdad es que no estamos llegando con todo lo que hay que llegar, porque el Senasa no tiene recursos infinitos. 

Estamos trabajando mucho, nos gustaría hacer un poco más y seguramente estaremos cometiendo algún error, pero estamos mucho mejor que antes y cada día estamos un poco más coordinados, sobre todo en las provincias donde trabajamos bien con todos los sectores. Hay 23 equipos en el territorio que le ponen mucha pila al trabajo. 

¿Están los recursos necesarios para enfrentar esta plaga?

Siempre se puede estar mejor pero, en términos relativos, estamos bien. La magnitud de la plaga hace que lo más importante sea la coordinación y la organización y no tanto los recursos. De cualquier modo, en los últimos meses el Senasa multiplicó por 7 la cantidad de gente y los recursos presupuestarios y el Ministerio de Agroindustria licitó a través del Fondagro equipos y productos por $10 millones. Seguramente hacen falta más recursos, pero estamos bien y estamos trabajando para ver como evoluciona esta plaga que es muy dinámica.

Otra plaga, el HLB, también preocupa al norte como principal región citrícola del país.

El HLB es una enfermedad gravísima para los cítricos y hay muchos puestos de trabajo en juego y el SENASA tiene una estrategia muy buena y muy efectiva. Brasil, muy cerca de Entre Ríos, tiene la enfermedad desde hace 13 años y eso quiere decir que lo que se hizo (y se hace) en nuestro país sirve.

Por la entrada de HLB al macizo entrerriano-correntino estamos cambiando la estrategia en el NEA para tener más concientización, barreras móviles y tecnología en los controles para que nadie ingrese frutas ni plantines del extranjero, que es lo que genera el riesgo de infección. A partir de lo que aprendimos en el NEA, en el NOA estamos seguimos trabajando en la prevención y la concientización de manera conjunta con los gobiernos provinciales.

El año pasado se prometieron $140 millones para un blindaje sanitario, pero no se concretó.

En ese entonces yo era secretario de Agricultura y puedo dar crédito de la decisión de aportar esos fondos, pero como no nos pusimos de acuerdo (con administraciones provinciales y entidades de productores) volvieron al Tesoro de la Nación. Todos los actores de la cadena saben que eso fue así: entre junio y julio los fondos estuvieron disponibles, pero como no nos pusimos de acuerdo se fueron. Hoy los recursos son menores y, desde Agroindustria y Senasa, vamos a poner el foco en la tecnología de control para prevenir la entrada de frutas y plantas al territorio nacional.

¿Hay otras alternativas de financiación para este tipo de estrategias sanitarias?

Sí, hay alternativas, pero lo que pasa es que siempre nos quejamos porque no tenemos la plata necesaria y discutimos sobre ese faltante y no sobre lo que de verdad tenemos que hacer. No quiero centrar la discusión en la cuestión de los fondos. Lo primero que tenemos que hacer es tener un plan consensuado y ser todos conscientes del riesgo que implica esta enfermedad. Si acordamos un plan, los fondos van a aparecer.

¿Cómo encontró el Senasa?, ¿está en condiciones de cumplir con la importante tarea que tiene?

Para decirlo en criollo, lo encontré encaminadito. Hay muchas cosas para hacer, el trabajo de los 2 últimos años se nota y facilita mucho las cosas. Hay mucho por hacer en la parte operativa, normativa, burocrática, de sistemas, de infraestructura, de personal hasta lograr el SENASA que queremos, pero soy recontra optimista y ya estamos haciendo un plan de trabajo muy estricto para los próximo 2 y 4 años.

Trascendió en medios de difusión que el Senasa “licitará las acciones de combate a las plagas”, ¿no es un riesgo que el Estado deje en manos de privados su responsabilidad en el control de la sanidad?
Ni el Estado ni los privados son buenos o malos per se. Lo que tenemos que lograr es que las cosas se hagan bien y en tiempo y en forma, y nosotros queremos que el control de plagas sea mucho mejor, coordinado. Me gustaría que en 2 o 3 años, se pueda licitar el control de plagas como se licita el abastecimiento de agua potable en cualquiera de nuestras ciudades, pero para eso tenemos que trabajar un montón. 

Estamos pensando en un plan de 2 años, y luego de 4 años, para trabajar mejor con el sector privado distintas cuestiones sanitarias. La velocidad de las plagas es muy grande y el Estado, por cuestiones administrativas y burocráticas, es bastante más lento, por eso tenemos que coordinar mucho mejor las acciones entre lo público y lo privado. El Estado está para la prevención, la concientización y el armado de planes de contingencia y para trabajar en las primeras etapas de una plaga para que no se expanda, pero una vez que se expandió se requiere un trabajo en conjunto con los privados.