“Raíces emergentes”, un concierto que revaloriza el folclore argentino

María Belén Zannier

La música folclórica argentina, la poesía y la imagen se conjugarán en un concierto que busca trascender el placer estético y convertirse en un espacio de reflexión sobre lo nuestro, aquello que nos distingue como salteños y como argentinos.
Ésa es la propuesta de “Raíces emergentes”, el concierto que se desarrollará el sábado 3 y el domingo 4 de febrero en el Museo Güemes (España 730), desde las 20. El concierto estará a cargo de los jóvenes de la Fundación Musicarte, con entrada libre y gratuita. Serán 23 músicos en escena, bajo la dirección de Rita Corces. 
El repertorio estará integrado por obras de Juan Botelli, Luis Gianneo, Carlos Guastavino y, como no podía ser de otra manera, del Cuchi Leguizamón. Además, los acordes se entremezclarán con la poesía de Marcelo Sutti y la proyección de imágenes de Santiago De Salterain, en un homenaje a Martín Miguel de Güemes. Como artista invitado estará pesente el grupo Alma Joven.
El broche de oro de la velada será el estreno de la obra “Estilo de la mala memoria”, del Cuchi Leguizamón. “Será el momento cúlmine del concierto, que representa el espíritu reivindicador de nuestras raíces. La canción no menciona a Güemes, pero hace referencia a la lucha de un hombre que durante mucho tiempo no fue reconocido por Buenos Aires. Cerramos el concierto con esta obra para, justamente, no perder la memoria de quién fue Güemes”, agregó Rita Corces, docente de Musicarte.
Esta iniciativa se lleva adelante en el marco del proyecto homónimo “Raíces Emergentes”, que apunta a la revalorización de nuestra historia y nuestra cultura a través del fácil acceso a los bienes culturales.
El proyecto, que pertenece a la entidad, fue beneficiado por el Fondo Ciudadano de Cultura con un mensaje claro. “Buscamos revalorizar lo que cada obra musical, salteña y argentina, nos transmite. Nos preparamos bastante para este concierto y no solo desde lo musical, sino también analizando cada letra y el mensaje que transmite cada obra”, señaló Corces.
Todos los sentidos
En el concierto habrá un recital de poesía, en el que la geografía y las costumbres norteñas serán los protagonistas. “Es folclore toda obra que hace alusión a la historia de un pueblo, que describe las raíces. En este caso, las imágenes y videos unen los contenidos de las canciones y los sonetos”, detalló Corces. “Este concierto es más que un evento, es reflexionar sobre el mensaje de cada obra, su historia. Las raíces son las que nos sostienen como pueblo. A veces, el griterío propio de los festivales no permite apreciar el rico mensaje que cada canción encierra”, finalizó la docente.
Repertorio
Los jóvenes de Musicarte interpretarán, en piano, flauta traversa, violín, violonchelo y guitarra un variado repertorio de folclore argentino, integrado por las obras Gala del día (Guastavino), Vidala (Gianneo), Zamba de Argamonte (Cuchi Leguizamón), El clavel del aire blanco (Guastavino), Ya me voy a retirar (Guastavino), Quien fuera como el jazmín (Guastavino), Canción sin palabras (Botelli), Chañarcito (Guastavino) y Estilo de la mala Memoria (Cuchi Leguizamón)
 
La entidad
Fundación Musicarte se creó en 2013, gracias a la iniciativa de Marcelo Gutiérrez y Rita Corces. Es un espacio de incentivo, enriquecimiento musical y experiencia orquestal. Cada año se realizan audiciones destinadas a alumnos avanzados y se otorgan becas. 
La Fundación cuenta con 18 becarios de entre 16 y 25 años y 5 docentes en violín, viola, violonchello, guitarra, pianos y flauta. 
Los profesores trabajan ad honorem, pero su dedicación y compromiso es muy grande. La Fundación se sostiene con el apoyo de amigos, colegas, auspiciantes privados y amantes de la música en general.
Aún no cuentan con una sede propia. Rotan sus ensayos en la Secretaría de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional de Salta, el Museo Arias Rengel, el Centro Cultural América y el Teatro Provincial, que gentilmente les cedieron el espacio necesario. 
“Buscamos potenciar el desarrollo de alumnos avanzados. Es una preparación previa para competir en el mundo laboral y artístico. La música es un trabajo a largo plazo, una disciplina que requiere de tiempo, paciencia e inteligencia. Estamos en un mundo en el que se propone lo opuesto, todo es inmediato y sin esfuerzo. Por ello, aprender música es, de alguna manera, una lección de vida”, manifestó Rita Corces.
“El talento es algo que se trabaja, no es algo mágico. Los chicos fueron muy constantes y asumieron con mucha responsabilidad este compromiso Aportan su frescura, su alegría y su dedicación. Tienen muchas cualidades que se comparten y se potencian con el trabajo en equipo”, destacó 
Con respecto al público local, afirmó: “El salteño se está abriendo en forma muy interesante a la propuesta de este tipo de música. Y los padres jóvenes han comenzado a incorporar a sus hijos en la actividad musical, ya sea a través de las orquestas escolares o infantiles y la propia Escuela de Música. Nuestro objetivo es incentivar la música popular, como el tango, la bossa nova, el folclore argentino y latinoamericano y muchos ritmos más”.
Finalmente, Rita Corces destacó la calidez del público local aumenta año tras año y adelantó que hay grandes posibilidades de que este concierto vuelva a reponerse. 
.
.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...