Pide auxilio: su casa está destruida por un canal que la inunda en verano

Cada vez que comienza la temporada de lluvias la enorme propiedad de la familia Cardozo va perdiendo valor. El escurrimiento de aguas de un canal de riego, y el excedente del torrente callejero que cruza cada temporada de norte a sur la ciudad, inundan por completo la vieja casona familiar. Los 600 metros cuadrados de superficie del inmueble quedan bajo las aguas.

Desde hace 30 años nadie se hace cargo. Nunca un auxilio para evitar semejante calamidad. Entre las calles Hipólito Yrigoyen e Ingeniero Maury se yergue la casa de ladrillo con ventanales coloniales y una enorme galería de recepción. El parque del inmueble ocupa el 80 por ciento del terreno. Todo es verde en esta época pero al llegar las lluvias, el matiz de la naturaleza desaparece. El barro y el agua convierten en un lodazal los espacios verdes. Y la propiedad por cada verano comienza a agrietarse. La superficie actual del terreno es de 60 por 100 metros.

"Nunca tuvimos solución a este problema. Las aguas saturan el canal de riego que pasa por un costado de la propiedad y comienzan a rebalsar. Toda esa agua con barro, ramas y basura termina por inundar el terreno. Antes no ocurría de esta manera. De este perjuicio nadie se quiere hacer cargo", contó Juan Alberto Cardozo de 44 años y uno de los hermanos de la familia, el único que por estos días vive en la casona.

EL canal mencionado pertenece a un consorcio de riego tabacalero. Cruza en forma paralela a la calle Maury el terreno. Antes no estaba del todo revestido. "Cuando hace unos años, se decidió revestir esta parte del canal de riego comenzaron los problemas. Antes pasaba el agua por el costado sin el daño que nos hace ahora".

A principio de enero de este año la familia Cardozo sufrió la peor inundación. Juan Alberto, pasó las de Cain en pocas horas. El torrente incesante ingreso a los fondos de la propiedad, llegó a 50 centímetros en esa parte, cuando Cardozo intentó salir por el frente de su casa en medio de la noche para destrancar el canal de riego que rebalsaba a borbotones.

"Cuando empecé a sacar la basura y las ramas, me clavé un vidrio en la mano. El agua casi me lleva por el canal. Es una impotencia no poder hacer nada para que no entre tanta agua a mi propiedad".

Cardozo vive reclamando al consorcio encargado de este canal de riego. También hizo su reclamo en la Municipalidad que le rellenó la parte trasera del inmueble donde justo el canal hace una curva, y es donde se estanca.

"Del consorcio ni disculpas, siempre me dicen que es la culpa de la gente que arroja basura. Es cierto pero este canal debería estar tapado, y no lo está. Es peligroso para todos y deteriora mi propiedad", comentó indignado Juan Alberto.

La propiedad forma un triángulo imaginario entre las calles Yrigoyen, la Maury y las vías del ferrocarril. En medio la vieja casona sufre los embates de las aguas que llegan de todos lados. "Tengo pensado hacer una demanda por tanto daños que se ocasiona a mi casa. Se está agrietando por la humedad y está perdiendo valor".

Increíblemente el canal de riego viene directamente del río rosario en la parte oeste. Cruza algunas fincas y luego corre a la par de las vías del FFCC hasta llegar a la propiedad de los Cardozo. Luego se pierde por una calle y sigue por el espacio perteneciente al ferrocarril pero tapado con loza. Sigue hacia el sur cruzando la ciudad totalmente cerrado, sin brotar por ningún lado. Es decir, que la única parte urbana donde el canal no está con tapas de loza, es cuando corre paralelo a la propiedad de esta familia.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...