Siguen las colas interminables en una sede de la Anses

Largas colas desde las 5 de la mañana, la herramienta de internet que no brinda los turnos y la falta de espacio para la atención e información hace que en la única oficina de la Anses todo se vuelva un caos.

Desde que se incendiaron las oficinas de calle Pellegrini, el pasado 27 de julio, toda la atención se vio comprimida en el edificio de calle Jujuy. La situación empeoró porque todos los trámites pautados vía on line se suspendieron y allí comenzó una bola de nieve que aún sigue creciendo.

Los vendedores ambulantes, que están en la puerta de ese edificio, con sus carros con café, sándwiches, escones y medialunas llegan a las 6 de la mañana y ya hay gente haciendo la fila hasta la Alvarado.

Sucede que la página web que entrega los turnos está caída y los beneficiarios tienen que ir obligadamente a realizar el trámite personalmente.

Hasta el mismísimo director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, recibió las quejas de los jubilados del Club de Abuelos María del Rosario, del barrio ampliación Bancario, cuando visitó Salta.

Esa visita se realizó el 31 de agosto último y en esa oportunidad el funcionario prometió un camión con oficinas móviles y el compromiso de buscar un nuevo edificio. Basavilbaso habló ante la prensa de un vehículo acondicionado que tiene siete puestos de atención, que es casi como una oficina chica. La promesa no solo se la hizo a los jubilados del sur capitalino sino también al intendente de la ciudad de Salta, Gustavo Sáenz; y al gobernador de la Provincia, Juan Manuel Urtubey, en una reunión que mantuvieron la tarde del 1 de septiembre. Hoy, en esas oficinas montadas en un camión atienden 5 oficinistas con modalidad "reducida", en el Centro Integral Comunitario (CIC) de Santa Cecilia y en el CIC de Limache hay solo un trabajador.

A pesar del camión de Basavilbaso y de los trabajadores en los CIC todo sigue igual en la vereda de Jujuy, entre Alvarado y Caseros. Y la larga fila de beneficarios promesantes se extiende porque desde la Anses decidieron disponer a los efectivos de la Policía Federal a restringir el ingreso de personas y no importa si llueve (muy poco) y si el sol parte al mediodía con más de 30 grados. El rol de los federales cambió; antes eran muy solicitados porque ayudaban y orientaban. Además se debe decir que es imposible que las personas dejen por escrito sus reclamos porque es imposible llegar al libro de quejas.

Contingencia

"Los trabajadores ya demostramos que tenemos la voluntad de trabajar para solucionar todos los temas de beneficiarios salteños. Sin embargo la Administración de Anses trabaja con plazos laxos. No sabes cuándo vamos a tener otro espacio para una mejor atención. El edificio que se quemó está judicializado hasta que se sepa el origen del siniestro y nosotros vemos cierta comodidad de los funcionarios porque los trabajadores estamos haciendo lo imposible para atender a todos", dijo el delegado de la Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social (Apops), Arturo Gallo.

Sobre los trámites on line dijo que el "sistema trabaja con un horizonte de 30 días. Si las necesidades superan ese plazo el sistema se cae", aseguró.

En pocas palabras, el gremialista dijo que las colas, las esperas y el malestar, a dos meses y medios del incendio, seguirán por mucho tiempo más.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...