"Cayó" Leguiza y llegó la "hora clave" de Cebreiro en el arco de Gimnasia

Muchos en la Vicente López temían que el fin de semana inolvidable de la victoria ante Sarmiento de Resistencia haya sido un oasis en el desierto. Y sí, es que los hinchas de Gimnasia y Tiro están acostumbrados a que las buenas sean efímeras, a que las malas acechen y que los infortunios se repitan.

Creer o reventar: el fin de semana posterior al claro y merecido triunfo frente a los chaqueños, en Palpalá, ante Altos Hornos Zapla, el albo protagonizó un partido muy “a lo Gimnasia”, en el que, a pesar de contar con amplios merecimientos para regresar a Salta con una sonrisa, la suerte no está de su lado. Y así fue: el equipo de Víctor Riggio dominó todo el partido y solo le faltó el “punch” para cerrarlo antes de tiempo, con satisfactorias actuaciones individuales y personalidad, pero en dos minutos se le derrumbó todo lo que había construido e insólitamente se quedó con las manos vacías. 

Como si esto fuera poco, en la mitad de una semana muy corta (recibe el viernes por la noche a San Martín de Formosa en el Gigante del Norte), se confirmó otra mala noticia: el arquero Mauro Leguiza, quien no cede el arco titular del albo desde que llegó al club, en julio de 2017, se fracturó el maxilar superior (el hueso que se halla cerca de los ojos) tras un codazo de César Catalfamo en el fatídico partido con Zapla.

Tras un estudio se confirmó la fractura, que le impedirá al guardavallas chaqueño estar activo por alrededor de diez días. Si bien la zona del traumatismo no requiere intervención quirúrgica, el reposo será fundamental, lo que le impedirá a Leguiza ser parte del equipo pasado mañana ante los formoseños, como también en el pleito por la octava fecha (en la séptima el millonario quedará libre) frente al hoy único y cómodo líder Boca Unidos (el domingo 14 de octubre en Corrientes).

Pero este infortunio para Leguiza pasa a ser la gran y esperada chance de Damián Cebreiro, el tandilense de 29 años que llegó a Salta junto a su hoy lesionado colega, pero que se pasó más de un año esperando en el banco de suplentes. Si bien el exarquero de Santamarina aún no pudo debutar oficialmente, llegó a este campeonato casi hasta último momento con las mismas posibilidades que el custodio del arco titular. De hecho, Riggio confirmó a Leguiza apenas unos días antes del debut. 

El viernes, entonces, será la hora clave para Cebreiro.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...