Capacitan a vecinos de Cobos para evitar que emigren

La pequeña localidad de Cobos cuenta con una población de aproximadamente 1.200 personas, un número de habitantes que se mantiene casi invariable debido a que la mayoría de los jóvenes toma la decisión de emigrar en busca de mejores oportunidades, debido a que su pueblo natal no le ofrece la apertura laboral que ellos necesitan. Una medida que se adoptó para evitar que los alumnos que terminaban la escuela primaria tuvieran que emigrar para continuar sus estudios de nivel secundario en localidades vecinas como Güemes, Campo Santo o la ciudad de Salta, fue la de abrir un colegio en turno vespertino, ocupando el mismo edificio que la escuela Lardiez. Esa fue una importante solución que se adoptó a principios de esta década, para esa franja de población etaria que se encontraba un tanto desprotegida. A partir de esa inauguración los egresados primarios pudieron continuar sus estudios de nivel medio en su propia localidad. Para continuar con un crecimiento académico de nivel terciario o universitario, la salida del pueblo se transforma en la única opción, en caso contrario con un título secundario en mano, las aspiraciones se reducen a intentar ingresar a ocupar algún cargo público, pero el grueso de las fuentes laborales las ofrece el campo, en alguna de las tantas fincas que rodean a Cobos.

Abrir horizontes

Capacitar a la población en distintos oficios es fundamental para abrirles nuevas oportunidades de un crecimiento económico, en este sentido la Fundación Sianca trabajó junto a la Fundación Andina con la implementación de distintos cursos de capacitación, el primero de ellos culminó el lunes con la entrega de certificados, tuvo una duración de dos meses y las personas que lo completaron recibieron un título que los avala como mozos y barman profesionales. "Estamos trabajando con poblaciones del interior, porque consideramos que allí están las mayores necesidades, ellos no tienen la posibilidad, como ocurre con las personas de las ciudades, de acceder a carreras o cursos que les permitan crecer en lo profesional. Comenzamos junto a la Fundación Andina con esta capacitación para mozos y barman, pero tenemos proyectados otros cursos en lo inmediato, por ejemplo de repostería que ya está comenzando, hemos tenido una gran respuesta de los vecinos, lo que nos alienta a continuar trabajando", expresó Josefina Pastrana como secretaria de la Fundación Sianca.

Mamás con sus hijos, jóvenes sin experiencia, papás desocupados formaron parte de estos 20 primeros egresados, "que nos lleguemos a dictar los cursos en localidades del interior como lo es Cobos, permite que muchos problemas para la asistencia sean solucionados, todo está cerca y pueden venir con sus hijos, no deben gastar en pasaje, llegan en cuestión de minutos y lo más importante es que todos se conocen. Aquí hay familias que realizan servicios de catering, por lo tanto hay trabajo para estas personas, nosotros elegimos los cursos en base a la posibilidad de inserción laboral, para mí fue una gran experiencia y vamos a continuar por este rumbo", expresó el chef y capacitador Darío Herrera.

"Nunca pude realizar ningún tipo de cursos, el tener que viajar y estar ausente por varias horas se me hace imposible porque debo cuidar a mis hijos, pero en esta oportunidad lo pude concretar debido a que vine con ellos y se dedicaron a jugar como lo hacen en mi casa, además tenían otros amiguitos", expresó la señora Lorena Acosta.

Cobos es un pueblo con una gran historia, la defensa de la ciudad de Salta primero y la defensa de la independencia de nuestra Nación después, la tuvieron como protagonista, su paisaje parece haberse quedado congelado en el tiempo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...