Tras la explosión en el CCM, reparan las  casas afectadas

Las familias damnificadas por la megaexplosión en el laboratorio de bromatología del Centro Cívico Municipal (CCM) comenzaron a recibir materiales de construcción para la reparación de los techos de sus viviendas.

En el municipio aún esperan los informes sobre el incidente que ocurrió el domingo a la madrugada. El intendente Gustavo Sáenz sostuvo que oficialmente no recibió las pericias. Desde la Policía ayer habían expuesto que la explosión ocurrió luego de que uno de los guardias, tras sentir olor a gas, cerrara una válvula de una garrafa que estaba afuera del laboratorio. Al momento, al bajar un interruptor ocurrió un chispazo que detonó la explotación, según había detallado el jefe de la fuerza, Ángel Silvestre.

Ayer, un camión de la Cooperadora Asistencial arribó al lugar cargado de chapas y tirantes que fueron distribuidos a los vecinos de la calle Lola Mora al 150.

José Rodríguez, uno de los damnificados, contó: "Nos dejan nueve chapas por casa y dos tirantes también. Si bien estamos conformes porque están cumpliendo y la respuesta que nos dieron fue rápida, nosotros seguimos con temor. Esperemos que nunca más vuelva a pasar algo así".

Temprano, ayer, el intendente se reunió con el Comité de Emergencias y los residentes del barrio Vélez Sársfield.

"El intendente nos dijo que está esperando el resultado de las pericias y que ellos repararán todo lo que ha resultado dañado por la explosión", sostuvo Rodríguez.

Patricia Burgos, una vecina, expresó: "Nos dijeron que luego vendrán los camiones con las ventanas y vidrios para los arreglos". En su caso, requiere la reparación de los ventanales de un balcón. La mujer contó que colocó plásticos provisoriamente y que en las últimas horas estaba preocupada porque parecía que iba a llover.

Si llueve "a los vecinos que quedaron con sus techos rotos se les puede mojar lo poco que tienen así que entre todos acordamos que se le dé prioridad a ellos pero la Municipalidad se comprometió a arreglar todo. Eso nos deja un poco más tranquilos", expresó Carlos López, quien reside en la calle Lola Mora al 164. Los vidrios de las ventanas de su casa, un portón y la puerta principal quedaron destruidas. "La puerta voló de cuajo y la encontré en el fondo de mi casa", relató.

Desde el lugar del hecho, ayer, el subsecretario de Tránsito y Protección Ciudadana, Nicolás Kripper, informó que se identificaron las viviendas que tienen prioridad en los trabajos de reparación de techos para trabajar en ellas con celeridad ante las probabilidades de lluvias.

El material de construcción que se distribuyó ayer por la mañana, tanto chapas como tirantes, fue destinado a las ocho familias de la calle Lola Mora a la altura 150, las más afectadas.

Gracias a un desnivel entre el edificio y la calle, esas casas no han sufrido un daño mayor por la onda expansiva.

El domingo por la noche y ayer, hasta el cierre de esta edición, funcionarios de la fiscalía interviniente, el área de Investigaciones de la Policía y Bomberos trabajaban en el sitio donde ocurrió el suceso.

"Estamos a la espera de recibir o tener contacto con el informe escrito para poder valorar las causas", dijo Kripper. Considera oportuno también "un informe por parte de personal de la aseguradora ya que el CCM tiene una póliza de seguro para este tipo de accidentes. Lamentablemente se puso en vigencia así que esperamos también ese peritaje para poder cotejar".

Kripper aseguró que el objetivo es reparar las casas lo antes posible. "Una vez que se instale acá la empresa designada tiene que terminar con cada una de las casas. Ya tiene en sus manos la planilla de relevamiento y va visitando a los vecinos. Decidimos no solo entregar el material sino también llevar adelante las obras de reparación correctas con personal de obras, maestros mayores e ingenieros".

El presidente de la Cooperadora Asistencial, Pablo Outes, informó que concretamente una empresa se instalará en el lugar y que durante esta semana se pueden llegar a resolver gran parte de los problemas de techos, rotura de vidrios, ventanas y puertas.

"Se dialogó para que la gente tenga tranquilidad. Se le explicó con claridad lo que ocurrió y que no había motivos para mantener la preocupación. Vinieron asistentes sociales", sostuvo.

Ariana Irrazábal, la joven de 18 años embarazada de ocho meses que sufrió una profunda crisis de nervios y descompensación por la explosión, por lo cual se le adelantó el parto, dio a luz a una beba el domingo a las 15.30. Hubo dificultades pero ambas están estables, según relató Roxana Ocampos, madre de Ariana.

Los ojos puestos en los informes

El fiscal penal 5, Horacio Córdoba Mazuranic, interviene en el caso. Dio intervención al Cuerpo de Investigaciones Fiscales para que trabaje en el lugar y realice las tareas correspondientes para determinar lo sucedido. Se supo que el fiscal aguarda los informes.

Vecinos manifestaron su preocupación y dudas respecto de las causas de la explosión, principalmente relacionadas con que habría sido seca y sin fuego.

En este sentido, fuentes relacionadas a la investigación, explicaron que "en principio hay fuego, llamarada, pero la onda expansiva de la explosión saca el oxígeno del lugar y cuando sale ese oxígeno, ese fuego, llamarada que se originó se apaga".

"La hipótesis de atentado está descartada. La hipótesis va en dirección a la fuga de gas", añadieron.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...