Se realiza una inspección en Alfarcito por el caso Lamas

El Alfarcito, aquel paraje símbolo de la solidaridad y la superación gracias al trabajo del padre Chifri, durante la mañana de hoy será escenario de una diligencia judicial que nada tiene que ver con la tarea realizada en la zona por el recordado sacerdote. En este caso, el fiscal penal Federico Obeid, junto a los abogados de las partes, reconstruirán lo sucedido en agosto de 1991, cuando el exmonaguillo Juan Carlos García habría sido abusado sexualmente por Emilio Lamas, el entonces cura de la parroquia de Rosario de Lerma.

Los lugares que recorrerán serán la parroquia, la casa parroquial, un arroyo y la vivienda de una de las familias tradicionales del Alfarcito: los Bautista. El paraje es el lugar donde habría comenzado todo, dando lugar al testimonio y a la causa penal contra el exsacerdote. Denuncias por abuso a las que luego se sumaría Carla Morales Ríos.

García contó que fue abusado en el Alfarcito cuando se trasladó junto a Lamas para participar de las fiestas patronales de ese paraje ubicado en la Quebrada del Toro, en los cerros del departamento salteño de Rosario de Lerma y a 2.800 metros de altura.

"Fuimos a la casa de la familia Bautista que organizaba la fiesta, comimos guiso de chivo y yo me apuné. Me dieron té de coca y vomité. Los Bautista dijeron que yo me quedara a dormir en su casa, pero el padre Lamas pidió que me llevaran a la casa parroquial", relato García a este medio hace más de un mes. El denunciante hizo un pormenorizado relato de lo que sucedió esa noche en una vivienda alumbrada por un mechero. Dijo que Lamas le habló con afecto y que luego se acostó en la cama donde él estaba y que en esas circunstancias ocurrió el abuso. Explicó que el ataque se produjo en un momento que se encontraba afectado por los efectos de la Puna. "Cuando el padre vio que empecé a llorar, no sé si se asustó o qué y se fue a recostar. Lo único que recuerdo es que desperté en el piso. Me dormí llorando", repitió García ante la prensa sobre los episodios que conducen a la Justicia a regresar 27 años después al mismo lugar. La parroquia y el arroyo cobrarían importancia al otro día. "Me desperté dolorido, ya había comenzado la misa y yo no estaba ahí. Él estaba dando la misa solo, levantando la hostia y yo lo miraba desde afuera, porque en realidad tenía que estar al lado de él sirviéndolo como monaguillo. Sentía bronca, me daban ganas de decir barbaridades, pero quién me iba a creer; él me vio en la puerta, todos estaban arrodillados y de ahí me fui a llorar al arroyo, recuerdo que el agua estaba helada, y me quería lavar todo, me sentía sucio", contó.

El exmonaguillo y actual locutor asegura tener más testigos de su merodeo mientras estaba ausente en la ceremonia religiosa. "La directora de la escuela me vio caminando por ahí y me invitó a dar una clase de catequesis. Lamas salió de la misa y apareció vestido con el protocolo para oficiar la ceremonia y vio que yo estaba hablando con la directora", contó García.

La inspección ocular en el Alfarcito es la segunda dentro de la causa. La primera se realizó la semana pasada en la iglesia de Rosario de Lerma, donde según García sucedieron un par de episodios. Carla, la otra denunciante, relató que en ese templo ella fue también abusada por Lamas.

Loyola no declaró

Para la mañana de ayer se esperaba el testimonio del cura Loyola Pinto de San Cristóbal ante el fiscal. El juez vicario que presidió el tribunal eclesiástico que expulsó a Lamas de estado clerical no se presentó por no haber sido notificado. 

El testimonio de Loyola es importante para la causa por ser quién firmó junto al cura Pezet y Lamas la confesión del delito. Además, podría señalar nuevos testigos para la causa. Aunque en su testimonio algunos detalles quedarían silenciados por el secreto pontificio, como la identidad de quién sería una tercera víctima del excura. El testimonio de Loyola es parte de la lista de autoridades eclesiásticas que tiene preparada el fiscal. Ya declaró Alejandro Pezet, quien con Loyola fueron los encargados de llevar adelante el juicio eclesiástico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...