Copa Davis
Croacia quedó a un punto de ganar la Copa Davis 
Vence 2 a 0 a Francia por los triunfos de Marin Cilic y Borna Coric. Si este sábado se impone en el punto de dobles ganará la Ensaladera de Plata. 

Croacia domina 2 a 0 a Francia en la final de la Copa Davis después de la victoria del Nº 7 del mundo, Marin Cilic, ante el 259º, el francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-3, 7-5 y 6-4, ayer en Lille. Horas antes, Jeremy Chardy (40º del mundo) cayó ante el croata Borna Coric (12º), ganador en tres sets por 6-2, 7-5 y 6-4.
Para mantener sus opciones de levantar la Ensaladera de plata, los galos, en búsqueda de un doblete, no tienen otra opción que ganar el duelo de dobles que se jugará mañana sábado.
Salvo cambio de última hora por parte de los capitanes, Nicolas Mahut y Pierre-Hugues Herbert, recientes finalistas del Masters, se enfrentarán a los croatas Mate Pavic e Ivan Dodi desde las 10, hora de nuestro país. Transmitirá TyC Sports Play. 
Ante el Nº 7 del mundo, ganador de Grand Slam, el US Open en 2014, y finalista del Abierto de Australia a comienzos de temporada, el reto superó a Tsonga, quien pagó su falta de ritmo después de una lesión en la rodilla izquierda. “Hay un problema a nivel de los aductores”, precisó Yannick Noah, capitán de Francia.
“No perdí mi servicio en todo el partido y jugué un tenis extraordinario a lo largo de todo el partido. Tsonga jugó bien durante dos sets y medio, sobre todo en el segundo set”, explicó, por su parte, Cilic. Así, ninguna de las dos apuestas del capitán galo funcionó en la primera jornada. La primera apuesta de Noah, que el jueves decidió descartar a su Nº 1 Lucas Pouille en beneficio de Chardy, no salió bien, ante un Coric superior en todos los ámbitos del juego.
Chardy, que se presentaba como invicto en tierra batida en Copa Davis con cinco triunfos, fue incapaz de estar a la altura de un Coric pleno de confianza, tras establecer la mejor temporada de su carrera.

Antecedentes negativos

La remontada que buscará Francia en la serie no será nada sencilla. Además de luchar contra mejores jugadores, también tiene en contra los antecedentes. En la más que centenaria historia de la Copa Davis solo un equipo pudo dar vuelta en 2 a 0 y ser campeón. El único que logró esa hazaña fue el equipo australiano en 1939, cuando venció 3 a 2 de visitante a EEUU.