Los municipales de Tartagal celebran su día

Son el primer eslabón de una cadena de servicios que diariamente toman contacto con los pobladores de cada ciudad, pueblo o localidad. Su tarea es silenciosa pero tan importante que el trabajo que desempeñan hacen la diferencia en la calidad de vida de sus vecinos. 
Cuando un paro de actividades deja a las comunidades sin sus servicios, la situación para el diario vivir se vuelve insoportable, casi desesperante por las toneladas de basuras que se acumulan en las aceras, por las calles en malas condiciones en las que prácticamente es imposible transitar; si el servicio no lo brindan en forma eficiente, la falta de una buena iluminación pueden provocar situaciones de extrema inseguridad o accidentes que se cobran los bienes o la integridad física de automovilistas o peatones. 
En la función administrativa son quienes asisten, asesoran y acompañan a los vecinos y contribuyentes en cada trámite que deban realizar, y en áreas tan sensibles como acción social, están al lado de quienes más los necesitan.
En los últimos 25 años en los municipios del norte de la provincia y a consecuencia de la situación social producto de la privatización de las empresas del estado que hizo estragos en la economía de miles de familias, comenzaron a surgir los trabajadores eventuales o planilleros como se los conoce popularmente a los municipales que perciben una remuneración quincenal por el trabajo que realizan y algunos otros beneficios, pero no son trabajadores en relación de dependencia con los municipios.
La situación no es la ideal pero es la forma intermedia que se encontró para no dejar librados a su suerte a hombres y mujeres que no logran insertarse laboralmente y que son padres y madres de familia. Para los municipales de planta, son un compañero más y anualmente, al producirse vacantes por jubilaciones son incorporados como contratados. 
El trabajador municipal es el más humilde de todo los empleados estatales, son los servidores públicos que antes de la madrugada comienzan su tarea diaria y hoy se reunirán para celebrar su día.

La organización gremial en el norte

Fermín Hoyos es el histórico representante de los trabajadores municipales del norte de la provincia y secretario general de la Departamental San Martín de ATE. A través de los años y aunque sus afiliados son también docentes o enfermeros, ha realizado múltiples negociaciones y reclamos que en ocasiones llegaron hasta drásticas medidas de protesta en defensa del salario del trabajador municipal. 
Hoyos, al referirse a su tarea, reflexiona: “Mi trabajo consiste en defender a los compañeros municipales, soy la cara visible cuando se presentan conflictos, he sido detenido, me pintaron los dedos en la Justicia federal, pero lo hago con toda dignidad porque nadie podrá decir que aprovecho mi cargo para beneficio personal”.
“Por eso puedo ponerme firme ante cualquier reclamo porque nadie puede sacar a relucir nada de mi vida familiar o personal que yo no pueda explicar”, dijo el combativo dirigente norteño.
Y al referirse a la situación de los municipales norteños consideró que “han sido meses de mucha negociación, pero en general todos están lo mejor que se puede, teniendo en cuenta la situación por la que atraviesa nuestro país. En Tartagal la gestión Leavy se preocupó por no nombrar personal de más, seguramente por una cuestión presupuestaria, pero si no fuera por los trabajadores eventuales o planilleros los servicios no podrían prestarse porque es una ciudad grande ya no puede arreglarse con solo 300 obreros”.
Hoyos anunció finalmente que “a mediados de diciembre comenzaremos con el reparto de los 4.000 bolsones navideños para San Martín”.
 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...