Seis niños y su madre murieron carbonizados

Una joven mujer y sus seis hijos, de entre dos y trece años, murieron ayer a la madrugada al incendiarse la vivienda en la que vivían en la ciudad de Viedma, en Río Negro. El trágico hecho ocurrió en una casa situada en la calle French al 300, del barrio Artémides Zetti, en la capital provincial. El único sobreviviente fue el padre de los menores, aunque su estado era desesperante por las gravísimas quemaduras que sufrió.

El hombre fue derivado a un hospital de la zona con el 80 por ciento del cuerpo quemado, según informó el portal del diario local Río Negro. Todo ocurrió alrededor de las 3.30 cuando las llamas se esparcieron rápidamente en el sector en el que se encuentra el acceso de la vivienda, de quince metros cuadrados, por lo que fueron infructuosos los esfuerzos de vecinos y bomberos para rescatar a las personas que estaban en el interior de la morada.

Las víctimas fatales fueron identificadas como Débora Agustina Huaiquillan, de 27 años; las niñas Luján Sanzana, de 12 años; Ayelén Sanzana, de 11; Natacha Sanzana, de 7 y los niños Félix Sanzana, de 5; Yahir Sanzana, de 3; y Maximiliano Sanzana, de 1 año.

El padre de los chicos fue identificado como Johnatan Sanzana, quien permanecía hasta anoche internado en estado delicado, señalaron las fuentes hospitalarias.

En el incendio también resultó lesionado Enzo Huaiquilan, de 22 años y hermano de la madre de los niños, quien recibió las quemaduras al realizar desesperados esfuerzos por rescatar a sus familiares. Con quemaduras menores, el joven estaría fuera de peligro.

El hecho se convirtió en uno de los incendios más trágicos que se registra en la historia de la ciudad y de la provincia sureña. La última tragedia similar había ocurrido el 16 de junio pasado en una humilde vivienda del Loteo Silvia, de Viedma, donde murieron abrazados un niño de cuatro años y su hermana de uno y medio.

El incendio se produjo en una humilde vivienda de chapas, cartones y maderas en donde la madre de los chicos los había dejado solos para ir a trabajar. El comisario Tallería declaró a los medios que la familia vivía en condiciones precarias en un vivienda de unos 5 metros de largo y 2 metros de ancho. "Era un lugar que tenía el sector de la cocina y el sector de lo que sería la habitación para dormir todos juntos, separado por un mueble mediano en el lugar", expresó el funcionario. Dijo que la familia se encontraba entregada al sueño cuando se generó el voraz incendio y que por ello no pudieron ponerse a salvo.

En el lugar trabajó durante la madrugada personal de Bomberos para sofocar el fuego, junto con agentes del Gabinete de Criminalística para recabar indicios y realizar pericias que permitan obtener precisiones acerca de las causas del siniestro. Se encuentra trabajando en ello un perito de la Policía de Río Negro. Ordenaron la realización de autopsias a los siete cuerpos para establecer las causas del fallecimiento.

El otro caso

Según el portal La Izquierda Diario, el abuelo de los menores contó por las redes sociales que la familia estaba construyendo una habitación para las niñas sin poderla terminar y que el padre está desocupado. Respecto de las causas del incendio las fuentes consultadas estimaron que al parecer se habría producido por querer secar unas prendes, posiblemente cerca de una estufa o elemento similar colocado justo frente a la única puerta y ventana del monoambiente, y que esto impidió que la familia pueda ponerse a salvo.

El portal consigna que esta tragedia solo puede encontrar explicación si se toman en cuenta las reales condiciones de vida de enorme empobrecimiento de un sector muy grande de la clase trabajadora de Viedma, del cual Débora y su familia eran parte. Esta situación se advirtió durante el crudo invierno, cuando los niños Emanuel y Daiana fueron encontrados abrazados con sus cuerpos incinerados por las llamas de su casilla precaria donde vivían en el barrio denominado Lote Silva. Ambos niños estaban solos debido a que la madre debía realizar todas las tareas del hogar e ir por trabajo.

Con riesgo de vida

El único sobreviviente de la tragedia, el padre de la familia, Jonhatan Sanzana, se encuentra en estado grave internado en el hospital Artémides Zaitt, donde el director de la institución, José Luis Rovasio, aseguró que el paciente se encuentra con un 80% de la superficie corporal quemada con gravedad A, AB y B. 
“El paciente se encuentra en condiciones críticas, con riesgo de vida severo, bajo el tratamiento por médicos terapistas”, señaló el director y precisó que al mediodía le realizaron un toilette quirúrgica en sus heridas para luego seguir el tratamiento que la medicina prevé para estos caso.
“El paciente se encuentra en terapia intensiva, con asistencia respiratoria mecánica por presentar quemadura en la vía aérea y monitoreo y sostén hemodinámico con drogas inotrópicas para estabilizar sus funciones, debido a la pérdida masiva de fluidos corporales“, explicó el médico, según informa NoticiasNet.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...