Marcela León: “El objetivo es mejorar la calidad de vida de los chicos"

Marcela León es vicepresidenta de la Fundación Hemato Oncología Pediátrica (HOPe), habló con El Tribuno sobre el funcionamiento de la institución.
Muchos son los que, de una forma u otra, colaboran con la fundación que ayuda a niños enfermos de cáncer y que sus padres no tienen obra social para afrontar el costoso tratamientos oncológico.
Al hablar de solidaridad la profesora de Educación Física, Nelly Herrera, realizará este sábado 10 de noviembre una gran movida en el parque San Martín a beneficio de la institución, donde para participar el único y principal requisito será llevar pañales descartables, barbijos y alcohol en gel, que es lo que más utilizan los chicos cuando están en proceso de quimioterapia.
H.O.Pe. nació en el 2004 por iniciativa de un grupo de padres, de autoayuda, por dificultades que tenían con las obras sociales. “A partir de ahí se comenzó a trabajar con distintos objetivos de acuerdo a las necesidades inmediatas que se detectaron en ese momento, y una de ellas era la sala de oncología que se inauguró en el 2006 en el viejo hospital de Niños, que después se trasladó al nuevo hospital de Niños”, rememoró Marcela.
Con respecto a las instalaciones de la Fundación señaló que “en el 2008 se inauguró una casita donde se alojaban a los padres que venían del interior, porque todos los chicos de la provincia hacen su tratamiento en capital, así que desde el momento del diagnóstico los chicos tienen que permanecer 18 meses en la ciudad”.
Actualmente la fundación tiene su sede propia, albergue o casa donde funciona toda la fundación, ubicada en calle Alvear 1370.
“Ahí tenemos una capacidad para 7 niños, que van rotando de acuerdo al alta que tienen, y donde también alojamos a sus padres; y mientras les dan el alta, entre quimioterapia y quimioterapia, permanecen en nuestra casita, que no es solo un albergue, sino que ahí se realizan distintas actividades, como por ejemplo, continúan con su escolaridad, se hacen talleres de pintura, dibujo, tejido, manualidades, gimnasia, yoga, entre otras actividades para los chicos y sus padres”.
Cabe destacar que la fundación asiste a los chicos del Hospital de Niños, a los jóvenes que hacen su tratamiento en el San Bernardo, en el hospital Del Milagro y en clínicas privadas.
“Tenemos un proyecto de ampliación de habitaciones para poder alojar a los jóvenes y hacer más consultorios, porque en la fundación trabaja un equipo multidisciplinario, de psicólogos, asistentes sociales y sicopedagogos”.
“Hay que cubrir todas la necesidades de la familia, no solo es del chico. Las asistentes sociales atienen a mucha gente de los pueblos originarios, donde se apunta a mejorar la calidad de vida de los chicos, porque no pueden volver a una vivienda precaria. Cuando digo cubrir me refiero, por ejemplo, a pasajes de ómnibus para que puedan volver cuando les dan el alta”.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...