Un merendero apuesta a una segunda Navidad solidaria

Un merendero con una historia valiosa se apresta a renovar un compromiso: festejar la Nochebuena con los niños y las familias campesinas del Valle de Lerma.
Ya el año pasado, un grupo de gente solidaria, se planteó el desafío de festejar la Navidad con las familias que trabajan en las plantaciones de tabaco y las alegrías fueron tan grandes que para este año vuelven a realizar una cena para todos. Como en un gran familia: quieren entregar los regalos de Papá Noel y además una caja navideña a cada familia. El proyecto es al menos ambicioso.

Pero a ellos no les importa nada, saben que cuentan con la solidaridad de los salteños y con lectores de El Tribuno que ya les dieron varias satisfacciones que además aprovecharon para agradecer.
El merendero se llama “Pan de vida” y funciona exclusivamente los domingos en la calle Ricardo Romer 614, de la localidad del Valle de Lerma. 
Es un espacio al que concurren unos 300 niños y niñas de las familias de trabajadores agrícolas. Para esta noche tan especial se suman las familias porque la idea original es que es una mesas en donde todos tienen que estar sentados.
El año pasado se realizó la Nochebuena en una finca y todas las familias estuvieron presentes en una gran mesa donde se compartió una noche de alegría y paz. Hubo música, la mesa con un mantel y bien ornamentada, una abundante cena, regalos para los niños, cajas para las familias, postres, tortas y hasta helado.
“Yo no sé por dónde empezar; si por agradecer o pedir ayuda. Les agradezco a la todas las personas que durante este año nos ayudaron. A los chicos de la Orquesta Sinfónica y del Ballet de la Provincia, al señor feliz de León Fer y al doctor Rodolfo que hicieron posible tener verdura, al grupo solidario de la promoción 23 del colegio Tommasini y especialmente a los cocineros liderados por el hermano César Aguierre, Ricardo, Mari, Lidia, Daniel, Luis y Cati que durante el año bancan el merendero y que también van a estar en Navidad. Pero nos faltan muchas cosas aún y por eso apelamos al espíritu navideño de los salteños”, dijo Jimena Calafiore que es la cara visible del merendero.
El grupo solidario quiere hacer una cena con cerdo al horno o carne de vaca a la parrilla, la quieren acompañar con una guarnición y con ensalada de frutas. Como siempre: los niños ya piensan en el helado aunque Jimena todavía no lo tenga. 
“Nos hace falta de todo, porque si no lo utilizamos en Nochebuena, lo vamos a usar luego para las comidas de los domingos”, dijo César Aguierre, quien es el que comanda el batallón de la cocina. 
“Además de la comida no hace falta artículos de limpieza, vajillas, cuchillos, cucharones, platos. Las necesidades aumentan, la cantidad de chicos también y nosotros seguimos con las mismas cosas”, concluyó el franciscano.
“Nosotros somos un grupo que cree en Dios, confiamos en él, y trabajamos en consecuencia con nuestras familias que nos apoyan incondicionalmente y con amigos anónimos milagrosos que siempre aparecen de la nada y nos dan una mano para hacer felices a los niños del Valle. Este nuevo desafío se plantea porque confiamos ciegamente en lo Divino y en la solidaridad de los salteños”, dijo Jimena Calafiore, que como es muy sensible, terminó al borde del llanto.

Para malcriar

El helado es un tema que parece central en los rumores de los cocineros, los lavaplatos, servidores, fogoneros y toda la estructura de gente que trabaja en el merendero. Sobre las gaseosas, las golosinas y los dulces es igual.
“Yo sé que los nutricionistas se van enojar mucho, pero yo a los niños, y a los grandes, les quiero llenar la mesa de golosinas, que coman helado hasta reventar y pidan cuanta gaseosa quieran porque es la única oportunidad que tiene durante todo el año”, dijo Calafiore.


Un grupo abierto

Desde hace 6 años que este grupo viene luchando y ya se organizó el ropero y el comedor por lo que también se puede acompañar llevando ropas y especialmente calzados. Son un grupo abierto y están dispuestos a recibir ayudas, aportes, colaboraciones y hasta la participación de voluntarios. Para quienes quieran colaborar tienen tiempo hasta el viernes 21 de diciembre. Para ello deben comunicarse con Jimena al (387) 155825661 o con César al (387) 155492011, a cualquier hora. Para participar y tener una Navidad diferente también las puertas están abiertas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...