Ballet
DanzaArte como instrumento para fomentar la cultura, la integración y el empleo
Hoy, en el Teatro Provincial se presentará el espectáculo DanzaArte, una propuesta que pondrá en escena toda la belleza de las danzas clásicas, contemporáneas, folclóricas argentinas, españolas e irlandesas.  

Hoy se presentará el espectáculo DanzaArte, una propuesta que pondrá en escena toda la belleza de las danzas clásicas, contemporáneas, folclóricas argentinas, españolas e irlandesas.  
Resulta importante destacar, que este ciclo que se repite desde hace casi tres décadas en Salta, se presenta como un instrumento de gran importancia para fomentar la cultura, la integración y también el empleo. Sobre este y otros temas, la profesora Liliana Rinaldi dialogó con El Tribuno.

¿Cuándo y dónde se presentará el espectáculo anual DanzaArte?
La cita es para hoy, en el Teatro Provincial, a partir de las 21. Se trata de una propuesta que se viene repitiendo desde hace casi 30 años en Salta. El público podrá disfrutar de un espectáculo de primer nivel de los géneros clásico, contemporáneo, folclórico argentino, español e irlandés, entre otros.
Las coreografías están a cargo de los profesores Virginia Miller y Héctor Guaitima, acompañados de un importante grupo de maestros.  Se tratará de un gran despliegue del estudio que lleva mi nombre. Se presentarán los alumnos que ingresaron este año, para que puedan compartir un espacio escénico junto a sus compañeros y maestros, lo que les permitirá alcanzar una mayor identidad con las danzas.

Más allá de lo que representan las danzas, se trata de una puesta en escena que genera empleo ¿verdad?
Exacto. Para tener en cuenta, son alrededor de 180 las personas detrás de la organización. Una puesta en escena conlleva más allá de los bailarines, un fuerte trabajo en diseño gráfico, imprenta, modistas, vestuaristas, proveedores, iluminadores, fotografía, acomodadores, etc. Y hay que hacer frente a un escenario muy costoso. Es decir, cada espectáculo además de generar efectos muy positivos para los alumnos, profesionales y el público que puede disfrutar de obras de gran nivel, es una fuente de empleo y tiene un fuerte impacto económico local, eso es algo que en estos momentos que vive el país hay que valorar mucho y hay que cuidar.

¿Se visibilizan diferencias entre la actitud que tenían antes los chicos frente al ballet y la que tienen ahora?
Se notan cambios en los últimos tiempos. Hoy, en general, los chicos buscan el facilísimo. Quieren aprender todo muy rápido y ya ponerse a bailar. Pero, como suele afirmarse, el ballet es el arte hecho danza. Es el control total del cuerpo. Hay que ir paso a paso, dominar las técnicas, tener disciplina, hay que estudiar mucho primero, perfeccionarse después. Es una etapa fundamental, porque representa la base para luego bailar cualquier cosa. En este recorrido es vital el acompañamiento de los padres para llegar a buen puerto. En el caso particular de nuestro estudio, sentimos el compromiso de los papás, eso es destacable.

¿Teniendo en cuenta que el clásico arranca a temprana edad, en la adolescencia se dan muchas deserciones?
En las más chiquitas se nota el cansancio hacia mitad del año, esto se debe a que se trata de una actividad que se desarrolla en paralelo a la escuela que recién inician y se da ese agotamiento, que rápidamente lo superan. Luego, en cuanto a la carrera que es larga, hay que tener en cuenta que muchas empiezan aún antes de ingresar a la primaria y hay deserciones. Normalmente llega un 30% a los exámenes finales, que coinciden cuando terminan el secundario. En este sentido es fundamental la contención familiar y el estudio, la constancia. Muchos ingresan al ballet con tan solo 3 años de edad y siguen la carrera hasta los 16. Pero cuando egresan están preparados para cualquier cosa, pueden enfrentar cualquier desafío en el mundo de las danzas. Cuando comienza el ciclo de sus estudios superiores, universitarios o terciarios, cuentan ya con una herramienta muy importante para desarrollarse en la vida.
Tenemos egresados, por dar algunos ejemplos, que integran el ballet del Teatro San Martín (Buenos Aires), también el de Córdoba. Otros dos alumnos que formaron una compañía de danzas irlandesas. Es decir, los chicos salen con todo el potencial para construir su propio camino.

¿El difícil contexto económico está afectando al sector artístico?
La difícil situación económica que atravesamos los argentinos se nota. Es cada vez más costoso mantener el edificio del instituto, las tarifas son más altas, los impuestos, los arreglos que hay que hacer constantemente. Pero los padres están al pie del cañón. Todos juntos hacemos un gran esfuerzo, porque cada familia enfrenta los mismos inconvenientes, hacen un gran esfuerzo, hacen lo que pueden. Pero las danzas crean lazos que se van fortaleciendo a lo largo de los años, es por eso que en conjunto analizamos cada caso particular. No queremos que nadie se vaya por cuestiones económicas, eso es algo que abordamos hasta encontrar soluciones conjuntas.
Las danzas tienen eso, es una forma de expresión y de interacción social, siempre da respuestas y es una herramienta de inclusión y desarrollo integral. Nos pone en contacto con la belleza, en su máxima expresión.