Carlos Amad, el artillero en el juicio al exjuez Reynoso

El alegato del fiscal Carlos Martín Amad en el juicio al exjuez federal de Orán, Juan Raúl Reynoso tuvo todos los ingredientes que el caso exigía en un juicio de inusitada gravedad institucional. Como un soldado en el campo de batalla , el funcionario demostró que contaba con todas las herramientas para darle a las pruebas el poder de una artillería letal contra los imputados en este largo debate que comenzó en septiembre de 2017 años y que se extenderá hasta 2019.

Amad no solo fundamentó la prueba con la rigurosidad de su repertorio, sino que laceró la fibras íntima de los imputados. Seguramente en él mucho influyó el hecho de que en el banquillo está un hombre al que el Estado le confió la responsabilidad de proteger a la sociedad desde su rol de magistrado. "Reynoso no era cualquier juez, era el titular de uno de los juzgados federales más importante del país", dijo. Y agregó: "Un hombre que tuvo el honor de asumir como el responsable de un juzgado con un poder de fuego tremendo, además de estar considerado como un formador de jóvenes, de ser un ejemplo para el pueblo donde nació". A su juicio todas estas condiciones "debieron ser motivo suficiente para sentirse un ciudadano virtuoso". Con mucha enjundia expresó que sentía una profunda vergenza al comprobar que Reynoso habilitaba la ruta nacional 34 para el paso de grandes cargamentos de cocaína. "Esa es la ruta de la droga y resulta que mientras nosotros cuidamos para que eso no pase, estas personas le estuvieron tendiendo la manos a organizaciones criminales para que ingresen esa basura que mata a nuestros hijos", sentenció.

El fiscal puso énfasis en rol que cumplieron los cuatro reconocidos abogados imputados como copartícipes de la banda delictiva que a su juicio era liderada por Reynoso. En primer término se refirió a René Alberto Gómez, de quien destacó sus méritos como reconocido penalista. "Hasta antes de que se descubriera en las cosas que andaba, este señor estaba considerado como un jurista a nivel nacional", señaló. Como para sustentar sus dicho sostuvo que Gómez tuvo el honor de ser el primer Procurador General de la Provincia y haber asumido cargos públicos de relevancia, como Ministro de Gobierno, jefe de Policía y otros. "A esas funciones no se llega solo por política o acomodos, sino por méritos propios y este abogado los tenía", ponderó. A su criterio esto explicó por qué estas causa es especial. "Estos señores no eran ningunos perejiles, eran personas de una reconocida capacidad intelectual y profesional y con un enorme poder decisión en materia judicial, como era el caso del imputado Reynoso", subrayó.

En los mismo términos se pronunció respecto a Arsenio Eladio Gaona y Ramón Antonio Valor. Del primero dijo que se aprovechó de su condición de cuñado de Reynoso para ejercer influencias y posibilitar que personas vinculadas con el narcotráfico sean beneficiadas con resoluciones arbitrarias a cambio de dinero y/o dádivas. "Este señor actuaba en las sombras y utilizaba a abogados testaferros para litigar en el juzgado donde el hermano su esposa ejercía el ducado de la justicia de Orán", fustigó Amad.

El fiscal también fue categórico con Valor, quien muchas veces asumió como conjuez cuando Reynoso se ausentaba por licencia, viajes o enfermedad. A este letrado le endilgó el hecho de haber intervenido como magistrado en la causa "Sejas Rosales" y que luego se convirtió en abogado del narco boliviano. Lo que Amad sostuvo que fue Valor influyó luego ante Reynoso para que éste le atenuara la imputación a Sejas y por ello percibió una coima de 350.000 dólares.

Amad le dedicó un párrafo especial a la abogada María Elena Esper, a la que sindicó como la principal operadora de los pedidos de coima a nombre de Reynoso. "Pese a su limitada capacidad profesional, esta señora era la Mandrake de los abogados de los narcos, ya que gracias a sus aceitados contactos con Reynoso lograba sacarlos de la cárcel", concluyó el fiscal.

Pidió la multa más alta para Valor

El fiscal Carlos Amad pidió 14 años de prisión para abogado Ramón Valor y que de los 7 imputado sea sancionado con la multa más alta: 26.000.000 de pesos. Fundamentó el pago de esa suma al haber dado por probado que el letrado cobró una coima de 350.000 dólares para posibilitar que el exjuez Reynoso liberara al narco boliviano Sejas Rosales, a pesar de la grave imputación en su contra.

Para el exjuez de Orán, Amad pidió que sea condenado a 25 años de prisión y el pago de una multa de 20 millones de pesos. En este caso el funcionario hizo un cálculo matemático de las coimas que la abogada María Elena Esper habría cobrado a su nombre. A esto se agregó la entrega de una finca que realizó el narco José Miguel Farfán a cambio de la libertad que le otorgó Reynoso, a pesar de estar imputado por el transporte de una tonelada de cocaína. En esta maniobra apareció involucrado el abogado René Gómez, quien era el defensor del nombrado Farfán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...