“El Olimpia es un triunfo de la familia del automovilismo”

El piloto Agustín Canapino, que obtuvo el lunes el Olimpia de Oro como el mejor deportista argentino del año, consideró ayer que el máximo premio que otorga anualmente el Círculo de Periodistas Deportivos “se lo ganó la familia del automovilismo, que genera muchas pasiones en todo el país”. 
Canapino se destacó en tres categorías este año, el Turismo Carretera, el Súper TC 2000 y el Top Race, con consagración en la primera de ellas, la categoría más popular del automovilismo argentino. 
“Estuve cerca de lograr la triple corona, puntero en algún momento en las tres, y el hecho de haber logrado el tercer título del TC y dos subcampeonatos en las otras categorías hicieron que este fuera un año fantástico”, apuntó el piloto. 
Después de 64 años un automovilista ganó el Olimpia de Oro, luego de que el mítico Juan Manuel Fangio lo hiciera en 1954. “No tengo ni una uña de Fangio, esto es algo no imaginado que dedico al pueblo de Arrecifes, porque siento que todo el esfuerzo valió la pena”, contó Canapino. 
Más allá de su talento, mucho de su éxito se debe a su padre Alberto Canapino, histórico preparador que fue campeón en TC con pilotos como Juan María Traverso (dos veces), Guillermo Ortelli, Juan Manuel Silva, Norberto Fontana y Christian Ledesma, y los tres con su hijo, además de un título de TC 2000. 
Los festejos quedarán rápidamente atrás y ya el 1 de enero viajará a Estados Unidos para correr el 26 y 27 en las 24 Horas de Daytona con un CadillacDPi-VR de la Fórmula IMSA del equipo Juncos Racing, del argentino Ricardo Juncos. 
“Es una de las más importantes del mundo, con los mejores pilotos, pero correr en ese Cadillac va a ser una aventura tremenda”, sintetizó Canapino, quien tras esa competencia regresará al país para iniciar ya la pretemporada con las categorías nacionales.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...