Política
Fin de año en el Concejo, con una misa y reuniones
El objetivo es asegurar que las sesiones de 2019 se desarrollen en paz y en calma.

El Concejo Deliberante de Salta empieza a despedir el año con una misa de acción de gracias en el hall del edificio legislativo, a las 9.30, y también con algunas reuniones de las que se espera fluyan también ondas de paz para que el período 2019 transcurra en forma más razonable y menos traumática que en el que acaba de concluir. La ceremonia religiosa estará a cargo del padre Ángel Rodríguez, perteneciente a la vicaría de barrio Casino, y están invitados concejales y trabajadores. Luego, todos brindarán "por una feliz Navidad y un venturoso 2019".

Limando asperezas

Pero el final de período fue traumático. La aprobación del presupuesto y la ordenanza tributaria se desarrolló con activistas -invitados por algunos concejales- que se concentraban en insultar a los otros, incluido un hombre mayor que lejos de proponer mesura arengaba a los "autoconvocados" a incendiar los autos de los ediles.

El gremio, en nombre de los empleados agredidos, pidió sanciones para la concejal Lihué Figueroa. Ayer se reunió la comisión de Disciplina y volverá a hacerlo el viernes. Sanciones no habrá, pero sí apercibimiento y tratarán de garantizar que en 2019 ninguna sesión sea boicoteadas desde adentro del recinto. Lo curioso es que, a pesar de que el escándalo fue público, los concejales de Memoria y Movilización -y Figueroa- consideran que hay que reunir pruebas. El presidente del cuerpo, Matías Cánepa, no piensa en sanciones sino en intentar que los concejales adopten conductas más razonables. Entre otras cosas, que 2019 no se registre ninguna escena de pugilato en plena sesión.