Huyó de la persecución y las balas de feroces atacantes

Una familia oriunda de la provincia de Chaco fue asaltada en plena ruta 34, pocos kilómetros antes de la localidad de Ballivián. El hombre que manejaba un automóvil familiar, de profesión camionero, logró salvar a su familia huyendo de dos poderosas camionetas, soportando una intensa balacera y varios choques en su vehículo cuando pretendieron sacarlo de la ruta.

Los delincuentes abandonaron la persecución cuando el padre de familia logró ingresara al pueblo de Ballivián y detenerse frente al destacamento de la Policía.

Inmediatamente se puso en marcha un protocolo de emergencia entre todas las fuerzas provinciales y federales, logrando dar con una de las camionetas y con algunos de los asaltantes.

El hombre y su familia tuvieron que ser asistidos por médicos y personal de emergencia debido a la crisis de nervios que sufrió la esposa del camionero, que viajaban junto a su hijo de solo 5 años.

El informe oficial asegura que el acoplamiento de las dos camionetas delante y detrás del automóvil que conducía Juan Carlos López (31), un ciudadano argentino con domicilio en la provincia de Chaco.

López en su denuncia declaró que en momentos en que circulaba por la 34, desde la ciudad de Tartagal, hacia el sur, a la altura de la localidad de Coronel Cornejo fue interceptado por dos camionetas, color blanco y gris, respectivamente, únicos datos aportados, colocándose una adelante y la otra al costado, obligandolo a reducir la velocidad hasta detener la marcha. Cuando descendió uno de los ocupantes del vehículo que estaba al costado, le advirtió el peligro y pudo darse a la fuga, colisionando a una de las camionetas en cuestión, las que emprendieron la persecución hasta esta localidad, mientras le iban haciendo disparos con arma de fuego y colisionaban su rodado.

Dicha situación, según el relato de López, se produjo hasta que ingresó a General Ballivián.

El chaqueño conducía un automóvil VW, UP, de color rojo, e iba acompañado por su esposa Caprina Acuña (31), y su hijo Ramón Gabriel López (5), todos con idéntico domicilio.

López, dio cuenta que es camionero, que transporta cereales desde Tartagal a Rosario, para la firma Marcelo Ferrero y aseguró que estaban yendo a pasar la Navidad en su Chaco natal.

Luego del brutal intento de asalto, persecución y balacera se alertaron todas las fuerzas, entre ellas a Gendarmería, en el cruce de las rutas nacionales 34 y 81. También se efectuó un recorrido por diversas arterias del pueblo, no pudiendo dar con los causantes. Mas tarde una patrulla policial logró dar con uno de los vehículos sospechosos, a la altura del km 1395, los cuales poseían entre sus pertenencias un arma de fuego.

Se solicitó apoyo, de personal de GI, y BI por competencia y se detuvo a todos los ocupantes del vehículo. En tanto se declaró el alerta en la zona por este hecho, que no es el primero pero sí marca un hito al ser una familia la atacada en la ruta más caliente de toda la república Argentina.

Salteador de camino

La ruta 34 en el norte de la provincia es una de las vías más conflictivas de toda la república. Sobre ese camino circulan millones de dólares a diario no solo en cocaína y otras drogas sino en mercancías de todo tipo. Además de ser la columna vertebral del comercio legal entre tres naciones.

En el último tramo de la 34 las cosas son realmente sorprendentes.

Los salteadores de camino, los mejicaneros (roban drogas y dinero del narcotráfico) y los delincuentes comunes hicieron de esta vía un lugar de saqueo.

Basta con consultar los archivos de prensa para darse la idea de que estos delitos fueron creciendo año a año y muchos de ellos terminaron trágicamente. Ayer la policía puso en movimiento un protocolo de ayuda entre las fuerza que dio resultado inmediato.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...